Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

CP Carnaval

 

A partir de las 20.30 horas. Este año se suma un concurso de disfraces y una yincana para niños y adultos

 

Este viernes 15 de marzo a partir de las 20.30 horas, el Casco de la Villa se llenará de música, colorido y diversión para dar la despedida a la Sardina ramblera, un acto que tras cuatro décadas sigue celebrándose de manera ininterrumpida y que, convertido ya en un clásico de la programación municipal, es todo un ejemplo de Participación Ciudadana. Así lo expresó la alcaldesa Fidela Velázquez al abrir la rueda de prensa de presentación del acto, que como novedad para esta edición, viene acompañado con un concurso de disfraces y la carrera de obstáculos “La Sardina Saltarina”.

Para dar los detalles del acto, tomó la palabra la edil de Fiestas Priscila Díaz, quien puso sobre la mesa su satisfacción por la involucración vecinal con el acto, “siendo organizado de manera tradicional por la Comisión de la Sardina, un grupo vecinal que año tras año se esmera por mantener viva una de las Sardinas con más historia de la comarca”. No obstante, agradeció la participación de la Comisión de Fiestas de San Juan Bautista 2019 por su interés en complementar el Entierro de la Sardina con una programación anexa para todos los públicos que va a consistir en lo siguiente:

Actos infantiles:

18.30 horas: Concurso al disfraz más original (individual y grupal).

19.00 horas: “La Sardina saltarina”: Carrera de obstáculos para niños.

Actos para adultos:

Después de la quema de la Sardina: Concurso de disfraces, que premiará al más original de carácter individual y grupal.

Edición adulta de la “La Sardina Saltarina”: Una carrera de obstáculos y retos en los que los participantes deberán mostrar su habilidad (o torpeza) a la hora de superar las trabas puestas por la organización durante la yincana.

Una vez acaben los concursos, el fin de fiesta lo pone la orquesta Gomeray con una verbena hasta bien entrada la noche.

Con respecto al arte de este año, el diseñador tanto del cartel oficial como de la propia Sardina, Aarón Hernández, explicó su inspiración en el fuego para dar conjunto a todos los elementos que conforman la imagen gráfica del acto, queriendo vincular las tradiciones rambleras como la Fiesta del Humo, el Encendido del Risco o la Milla del Fuego, con el Entierro de la Sardina, sirviendo como vínculo común los naranjas y rojos. Aprovechó para agradecer la colaboración del Centro Ocupacional en la elaboración de elementos de decoración de la Sardina.

El Entierro de la Sardina respeta el recorrido de costumbre recorriendo la Avenida desde El Cubo hasta la plaza de La Constitución. Como es tradición, el recorrido cuenta con la participación de la Fanfarria de Santa Catalina. Los concursos y la verbena final se sitúan en la plaza Rosario Oramas.

 

 

 

 

APUNTES HISTÓRICOS

El acto se remonta a comienzos de los años 80. Hoy, es una tradición mantenida a lo largo de casi más de 35 años de existencia. Años a los que se remonta la construcción de una gran sardina, cuya estructura de hierro, permanece intacta en la actualidad.

Antiguamente, el entierro de la sardina se celebrara de una forma mucho más típica e individual. En el barrio de Las Aguas, era de costumbre realizar esta celebración. Con un número reducido de asistentes, sobre todo jóvenes de la zona, preparaban un rolo de platanera, le injertaban dos cañizos de cañavera, y de esta manera, “bailaban” este objeto a lo que denominaban “la sardina”.

En lo que se refiere al acto oficial del Entierro de la Sardina en San Juan de la Rambla, ya comienza entrados los años 80. Es en esta década se comienza a celebrar el acto con afluencia de público, y en el que participan los propios rambleros. Se construye una estructura de hierro

que llega a medir casi 7 metros de longitud, estructura que permitiría entonces confeccionar la sardina cada año, una vez resurgida de sus cenizas.

Desde sus inicios, esta celebración fue promovida por una comisión encargada de hacer posible este acto, en el que cada año, recogía una inmensa cantidad de público.

A base de la venta de lotería, recaudación de fondos por las casas del pueblo, y las entidades que colaboraban, se podía lograr todas las pesetas posibles para la organización de este evento. Un dinero destinado a los materiales para la confección de la sardina, para la Fanfarria de Sta Catalina (quien ha amenizado este evento en todos sus años), para la exhibición de fuegos artificiales y para la verbena como broche final.

Dº José Miguel Hernández, estuvo al frente de esta celebración desde su inicio, durante más de 30 años cediendo el garaje de su vivienda para la confección de la sardina; quien formó la primera comisión junto a Oroncio Hernández Toledo. Hay que destacar a Dº Pablo Ruiz, quien con el conocimiento de la pintura y artes plásticas, dio sus pinceladas para crear una sardina espectacular. Su habilidad siempre se dejó notar en la propia sardina, esta con trazos muy estilizados.

Posteriormente, a principios del año 2000 se integra José Mª Pérez Montes y finalmente desde el año 2009, Aarón Hernández Borges, diseñador actual de la sardina y realizador del cartel anunciador.

La confección de la sardina ha tardado siempre en torno a los 3 – 4 días. Cada día se realizaba una tarea diferente, todo iba por fases. En varias ocasiones, mientras los jóvenes se encargaban de seguir con sus tareas asignadas, los mayores salían por las calles a recaudar dinero.

Cada año la sardina ha llevado una “temática” o tonalidad distinta. Desde una fantasía de bruja, bufona de la corte, plátano de Canarias, hasta incluso llevar el Campanario del propio templo parroquial de San Juan Bautista. Un laborioso trabajo que ha culminado exhibiéndose por las calles del pueblo, al son de la Fanfarria Santa Catalina. Decenas de mascaritas se agolpan en el pueblo y hasta los disfraces más originales e inimaginables. Varios miembros de la histórica comisión de la sardina, lucían cada año su disfraz tradicional, transformándose en auténticos personajes de nuestro carnaval. Y por primera vez en la historia, en el año 2007 son invitados oficialmente los ilustres personajes del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. Fidel Castro y Cantinflas, entre muchos.

La Alcaldesa y la Concejala de Fiestas centro junto al autor del cartel y la Comisión de Fiestas