Jueves, 31 Enero 2019

El Ayuntamiento de Las Palmas aprueba el Plan Especial de Protección de Perojo para fomentar la conservación de su patrimonio histórico y arquitectónico

  CP Gran Canaria
Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

Redacción Gran Canaria

 

Los inmuebles con valores para ser protegidos suponen un total de 46 edificios, lo que representa un 76 por ciento del total de edificaciones existentes en la zona

El Plan de Protección Especial, que ocupa una superficie de 19.893 metros cuadrados, abarca una extensión superior a la zona declarada como BIC

Una vez aprobado, será sometido a un período de exposición pública de 45 días para que puedan presentarse las alegaciones pertinentes

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha aprobado hoy en Junta de Gobierno el nuevo plan especial de protección del conjunto histórico situado en el entorno de la Calle Perojo. 

El nuevo Plan, que ha sido aprobado de forma inicial, tiene como principal objetivo la protección y conservación del patrimonio histórico, arquitectónico y cultural de la calle Perojo y su entorno más inmediato. Se trata también de identificar los inmuebles, integrarlos en un catálogo, establecer unas normas de protección y unas ordenanzas estéticas. Otra de las premisas es consolidar el uso residencial como característico en convivencia, de forma controlada, con actividades que lo complementen.

“Era una obligación para el Gobierno municipal elaborar por primera vez un documento específico de conservación del entorno de Perojo, que recordemos se sitúa fuera del Plan de Protección de Vegueta-Triana, para salvaguardar el patrimonio de una de las zonas más ricas desde el punto de vista arquitectónico del municipio”, aseguró Doreste.

La declaración de la calle Perojo como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Conjunto Histórico en abril del pasado año, después de que lo solicitara el Cabildo de Gran Canaria en el año 1999, establece según la ley de Patrimonio, que la ordenación y gestión de ese área calificado como BIC sea a través de un Plan Especial de Protección. 

El Plan de Protección Especial, que ocupa una superficie de 19.893 metros cuadrados, abarca una extensión superior a la zona declarada como BIC. Los inmuebles con valores para ser protegidos suponen un total de 46 edificios, lo que representa un 76 por ciento del total de edificaciones existentes en la zona. El plan  propone conservar todos ellos a través de 41 fichas, estableciendo un grado de protección ambiental. El número de habitantes potenciales que residen en el espacio que corresponde al Plan son 412, distribuidos en 129 viviendas.

En lo referente a las alturas de los edificios, la normativa establece que con carácter general, se admitirán obras de consolidación, rehabilitación o remodelación para mantener y alargar la vida útil de los inmuebles, sin que sea admisible el incremento de volumen o edificabilidad. El edil también ha señalado que la norma contempla mantener la plaza hilario con su configuración actual, la posibilidad de reponer piezas perdidas y el mantenimiento de los adoquines en la calle atendiendo a las demandas de los residentes.

El texto también introduce una carta de color extraída de la publicación 'Guía de color de Las Palmas de Gran Canaria' ideada por el artista Facundo Hierro, con la idea de pintar los edificios en función de los distintos estilos arquitectónicos, tanto en lo referente a las fachadas como a las carpinterías, zócalos y molduras.

El nuevo documento, que fue presentado a finales del pasado año al Consejo Municipal de Patrimonio Histórico, que emitió un dictamen favorable al mismo, una vez aprobado, será sometido a un período de exposición pública de 45 días para que puedan presentarse las alegaciones pertinentes. Según el edil, la nueva normativa podría ser aprobada de forma definitiva en el primer semestre de este año.

La Calle Perojo configura un conjunto de gran calidad arquitectónica, formado por edificios de vivienda de dos y tres plantas proyectados entre 1904 y 1931 por los arquitectos Laureano Arroyo y Fernando Navarro, que realizan la mayoría de ellos, hasta Rafael Masanet, claramente modernista, y Miguel Martín, con las primeras casas adscritas al racionalismo. Fue el primer ensanche planificado de la ciudad.