Sábado, 24 Octubre 2015

Un 22 de octubre con sabor conejero

  CP Opinión
Valora este artículo
(1 Voto)

CPCartasDirector2016 800X

 

CP Opinión _
Luis J. Bacallado

Periodista

 

Un 22 de octubre con sabor conejero

El pasado jueves 22 de octubre el Archipiélago Canario celebró el 51º Aniversario de su enseña. La que a los ojos del pueblo, es la bandera que representa la identidad nacional de Canarias.

 

Una efeméride que produjo, como ya todos sabrán, el siguiente hito en las instalaciones de una institución oficial. La Bandera hepta-estrellada ondeó en la fachada del Cabildo de Lanzarote, en una posición mucha más “ventajosa” que las banderas oficiales a la entrada del consistorio. Gran "culpa" de ello la tuvo la agrupación política denominada Somos Lanzarote, que en escasos meses de legislatura, no ha hecho otra cosa sino reiterar su compromiso con cualquier lucha y demanda de corte social que atañe al territorio conejero y por extensión, canario.

 

A este homenaje, se le unieron inauditamente y en detrimento a pasadas ediciones, actos populares de conmemoración de este 51º Aniversario también en la misma Isla de Lanzarote, en Teguise, y en otros lugares de nuestra geografía isleña como Telde o el Barrio de La Salud en Santa Cruz de Tenerife. Una sinergia que como ya hemos comentado, hacía tiempo que no se daba para el objeto que nos ocupa en estas líneas y que tuvo en Arrecife su punto neurálgico.

 

Un reconocimiento que aunque no traspasa los vértices de lo simbólico, sirvió para congratularnos y para que en un día de recuerdo como fue la pasada jornada del jueves, nos cuestionemos una vez más si éste es el primer paso de un surco en donde podamos dar una alternativa real a una sociedad cada vez más adolecida de todo tipo de males. El más grave de todo ellos, la no identidad.

 

Por lo tanto, sirva éste y otros actos de conmemoración como ofrenda a las generaciones de veteranos y en época actual, a todos los coetáneos que se mantienen fieles al objetivo de la consecución de un estadio político, el que esta Tricolor representa, que sería sinónimo de prosperidad, integridad y libertad en sus más cabales términos.

 

Y sobre todo no dejemos pasar la oportunidad para fiscalizar con coherencia y sentido común el uso que se hace de este Símbolo. Sobre todo  para poder separar en términos políticos, lo falso de lo verdadero, lo real de lo artificioso, la postura fingida de la buena intencionalidad. No en vano, la bandera es un estandarte que aunque no sea más que un trapo colorido, resulta ser el emblema de una Patria y por ende, de un conjunto de ciudadanos especificados por compartir geografía, cultura y designios.

Feliz 22 de octubre Canarias, así, en plural morfológicamente hablando pero en singular en lo profundo del sentir.

Modificado por última vez en Lunes, 05 Septiembre 2016 19:42