Domingo, 08 Noviembre 2015

El respeto debido

  CP Opinión
Valora este artículo
(1 Voto)

CPCartasDirector2016 800X

CP Opinión _
Luis J. Bacallado

Periodista

El respeto debido

Todos tenemos guardados en algún lugar de nuestro “disco duro” aquellas funestas situaciones de cuando quedábamos con alguien y el susodicho ni se dignaba a cumplir el trato en hora y lugar. Ni qué decirles cuando la cita frustrada poseía algún valor para nosotros, ya fuera éste personal o profesional.

Como mínimo, este hecho nos producía y de hecho nos produce, cabreo y hastío y la catalogación casi automática del incumplidor como un “tranquista”, como denominamos por estos lares a aquellos individuos que no cumplen con su palabra, los cuales acto seguido pasan a ser desmerecedores de nuestra estima y nuestra confianza.

 

Ahora bien, qué opinión les inspiraría si este pordiosero tranque se diera en la siguiente situación. Un escritor canario presenta en una de las grandes urbes de nuestro Archipiélago la cuarta edición de su novela, la cual de éxito debe ser cuando ya son 4 las ediciones distribuidas y ni corto ni perezoso, el responsable del establecimiento que debería albergar la mencionada presentación no aparece por el lugar en cuestión, dejando con cara de póker al propio escritor así como a los asistentes al cónclave literario, alguno de los cuales ya llevaban tres o cuatro cortados a la espera del desenlace de tan penosa escena. La excusa esgrimida por parte del propio dirigente para con su ausencia mejor la obviamos por intrascendente a la vez que ridícula.

Si a esto le añadimos las cortas artes de “atención al cliente” que tiene algún que otro empleado de la empresa protagonista, obtenemos el caldo de cultivo perfecto para que la indignación haga acto de presencia y nos dispongamos a depurar responsabilidades ante un hecho que no debe tener réplica.

 

Así lo cual, exigimos el respeto debido a los profesionales de la cultura en Canarias, sobre todo a aquellos que no cuentan con la “suerte” de tener algún reconfortante colchón que haga su trabajo más llevadero. De todos es sabido, que la producción cultural en el Archipiélago cuesta un ojo y parte del otro y por lo tanto, como mínimo, es de recibo el buen trato y el apoyo de las empresas implicadas en el sector.

Y a todas éstas yo les pregunto ¿hubiera sucedido lo mismo si el protagonista literato hubiera sido un destacado plumilla venido de tierras peninsulares? Hagan sus apuestas.

Modificado por última vez en Lunes, 05 Septiembre 2016 19:41