Domingo, 13 Mayo 2018

El lloriqueo de los nacionalistas de cartón piedra en Canarias

 
Valora este artículo
(32 votos)

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

 @JuancaRomeroH

 

El nacionalismo de diseño ha puesto su maquinaria pre-electoral en marcha. Ahora a la rancia política que ejercen en Coalición Canaria (CC), le viene bien hacer un llamamiento por la unidad del nacionalismo en el archipiélago, justo cuando Nueva Canarias (NC) se los está comiendo con menos medios en Madrid, y dentro de su propio coto, los de la Agrupación Herreña Independiente (AHI) vuelven a levantar la bandera del insularismo y la necesidad de presentarse en solitario a la próxima cita electoral.

Todos preparados, que en un plisplás comenzarán los encuentros masivos con nuestros mayores, las excursiones a las playas, reparaciones de los centros vecinales –cardumen “coalicionero”- y la apuesta por el tan afamado bocadillo de mortadela que tantos logros ha dado a los nacionalistas escorado a la derecha de la Diosa de la Política. Se ha puesto en marcha el eslogan comunero en el que las cabezas visibles de Coalición Canaria deben cantar al unísono las melodías de la unidad para hacer frente a las políticas estatales, las mismas que llevan años y años lamiendo entre sus reforzadas nalgas. Se podría resumir el tráiler de los peliculeros con la siguiente frase: “Es necesaria la unidad del nacionalismo canario, para garantizar nuestro madrileño escaño”.

Coalición Canaria nunca ha representado el auténtico sentimiento nacionalista de las islas. Siempre se ha comportado como el vasallo del Estado Español y del partido que lo gobierna. Están lejos, muy lejos de toda coherencia en lo referido al auténtico y lícito nacionalismo. Y así, sin demasiado esfuerzo, podemos ver a muchos de sus líderes propagandísticos enarbolar una bandera con las estrellas verdes y gritando Canarias libre, para al día siguiente formar parte de la comitiva en alguna procesión religiosa ostentando el cargo de representante de la Casa Real Española, o paseando con una sonrisa el pordiosero pendón de la Conquista, el mismo que portaban los carniceros de hojalata.

Coalición Canaria ahora pide la unidad del nacionalismo, el mismo que han prostituido durante décadas con su forma de gobernar y entender la política. A nadie le pasa desapercibida la marcada decadencia de este partido, pasando de tener fuerza en muchas de las islas y grupo propio en los madriles, a tener una única diputada en el Congreso español, una “desconocida” Ana Oramas, y unos pocos ayuntamientos en la isla de Tenerife; En La Laguna con un Alcalde sombrío y envuelto en cosas judiciales, en Santa Cruz, esa ciudad tan sucia y entristecida, con un alcalde que resta credibilidad cada día que pasa, y algún otro alcalde más que por el peso poblacional, pesar pesa poco.

Pedir la unidad nacionalista a un año vista para las elecciones, huele a reclamo oportunista, a grito para sordos, a huída hacia adelante mientras vas echando los pedos de tu propia indigestión. Tomemos posiciones como espectadores de honor, para ver cómo se van montando los toldos del fabuloso circo de 3 pistas en el que se convierte la política canaria cada cuatro años.

Modificado por última vez en Lunes, 14 Mayo 2018 08:48