Domingo, 14 Abril 2019
Más en esta categoría: « La cosa va de mamuts

Gioconda

  CP Redacción
Valora este artículo
(0 votos)

BannerC.Atlantes

 

Gioconda

 

Sin lugar a dudas, el cuadro de la Monna Lisa, también conocida como la Gioconda, es uno de los retratos más famoso de todo el mundo. Se cuentan por cientos los enigmas que rodean a la que está considerada una de las obras maestras del irrepetible Leonardo Da Vinci. Esta semana he querido recuperar de mi amplia hemeroteca, una entrevista con la escritora e investigadora Dolores García Ruíz, autora de la excelente novela “El secreto de Monna Lisa” y del ensayo “La cara oculta de Da Vinci. Las claves de Monna Lisa”. Con ella descubrimos algunas interesantes claves de la Gioconda.

¿Se sabe con exactitud quién es la mujer retratada en la obra de Leonardo Da Vinci?

- Definitivamente sí, desde el año 2008 cuando fue publicado un descubrimiento que tuvo lugar en la biblioteca de la Universidad de Heidelberg (Alemania). Se trata de una nota al margen escrita a mano en un incunable, concretamente, en un ejemplar de una obra del filósofo romano Cicerón. Esta nota fue realizada por Agostino Vespucci, secretario personal de Maquiavelo y que estuvo cerca de Leonardo entre 1503 y 1507 como escribiente suyo. Esta nota la realiza al hilo de una referencia sobre el pintor griego Apeles, el más famoso de la Antigüedad. En ella dice textualmente: “…Así hizo Leonardo Da Vinci en todas sus pinturas, incluidos el retrato de Lisa de Giocondo...”. Quedando explícito que Da Vinci realizó un retrato a la esposa de Francesco Giocondo, un influyente comerciante de seda, cuya esposa se llamaba Lisa Gherardini. Aún más, la nota está fechada en octubre de 1503, año en el que Leonardo inició en abril la confección del retrato conocido como “Monna Lisa.”

Dicen que en el cuadro de la Gioconda se esconden  claves secretas que darían respuesta a muchos enigmas de Leonardo. ¿Es pretenciosa esta afirmación?

- Efectivamente nos dejó una serie de claves, tal y como trato de demostrar en mi ensayo “La cara oculta de Da Vinci. Las claves de la “Monna Lisa”; pero, al calificarla de secretas, desde mi punto de vista, nos puede hacer pensar o esperar lo que no es. No se trata de ningún secreto esotérico, sino pictórico. Una gran revolución: la imagen en relieve. Leonardo es ante todo un amante de las Matemáticas y, al propio tiempo, un poeta y un gran docente. Las claves se encuentran tanto en el retrato como en su “Tratado de la Pintura”, de tal forma, que sin haber sido “alumno” suyo; es decir, sin haber leído antes sus enseñanzas, los signos que ocultó en las pupilas de la mujer ( una L y una S) y en los ojos del puente (un 72), no nos van a servir para poder contemplar EN RELIEVE la imagen de Lisa Gheradini: este es el gran secreto de Leonardo que sólo brinda a quien haya seguido sus enseñanzas. Además, nos dejó un pequeño autorretrato suyo, oculto y muy discreto, quizá para no desprenderse de su obra más perfecta ni después de su muerte.

Algunos historiadores afirman que la Monna Lisa estaba embarazada en el momento de ser retratada. ¿Es cierto este apunte?

- No estaba embarazada, sino que había dado a luz no hacía mucho tiempo al segundo de sus hijos varones, tras haber perdido anteriormente a una niña. Además, ese mismo año, 1503, los Giocondo se trasladaron a una nueva casa; es posible, que con motivo de estos acontecimientos Francesco Giocondo decidiera homenajear a su esposa con un retrato de manos del mejor artista de su época.

¿En qué estado de conservación se encuentra actualmente la obra pictórica?

- Delicado. El barniz se encuentra agrietado en prácticamente toda la obra y, lo que es peor, una grieta importante amenaza la propia tabla. Hay que tener en cuenta que esta obra ha sufrido muchas peripecias, entre otras, los vapores de los baños que disfrutaba Napoleón en su habitación o el tiempo que estuvo bajo la cama de Vincenzo Perugia, quien la robó en 1911 del Louvre, o los viajes a que fue sometida por el mundo en la década de los años 60 y 70 del pasado siglo XX. Además, el paso del tiempo le ha robado la brillantez de los colores y ha dejado sobre ella una pátina que la oscurece; pero, a pesar de todo, sigue manteniendo su misterio y magnetismo.

¿Qué ha hecho tan famosa esta obra de Leonardo, que haya sido robada en 1911, la enigmática sonrisa de la Gioconda, su mirada “perseguidora”…?

- Es curioso que si nos paramos a pensar encontramos serias dificultades para poder argumentar “racionalmente” qué es lo que la hace única e irresistible, pues existen obras más espectaculares y retratos de damas muchísimo más bellas, y ésta no se caracteriza por su hermosura. Es más, otras pinturas de Leonardo no despiertan esta pasión. Considero que este fenómeno se debe principalmente a no a lo que vemos en el retrato, sino a lo que éste nos transmite. En las otras obras, somos meros espectadores; sin embargo, el retrato de “Monna Lisa” nos implica y provoca en el espectador la sensación de que “hay algo más”, que oculta algo, que viene a ratificar la actitud cómplice de la modelo. Es una provocación a buscar lo que en él se custodia: su testamento vital, el compendio de todo su saber en todas las áreas del conocimiento.