© Crónicas Atlantes / Juanca Romero Hasmen

Jack el destripador, uno de esos personajes icónicos en el universo de lo siniestro, y sobre el que se han centrado kilómetros de cinta de película, miles de horas de radio y televisión, y no pocos libros. Hace unas pocas semanas, ha caído entre mis manos un libro que marca un antes y un después en lo escrito sobre este asesino en serie, y es que “Jack el destripador: caso abierto”, es quizá la obra mejor documentada y más transparente que se ha escrito sobre este intrigante asunto. Bajo el siempre acertado sello de Editorial Odeón, sus autores Yvan Figueiras y Tamara Mingorance se adentran en un especial dossier de investigación, en el que los crímenes y las pesquisas policiales se tornan protagonista para poner luces y taquígrafos sobre uno de los asesinos más famosos de la historia. Precisamente hace unos días, he podido hablar con Yvan Figueiras, sobre este interesantísimo asunto.

¿Qué motiva a dos autores a meterse de lleno en la investigación sobre las andanzas del afamado asesino? - Es un tema que conocía más o menos en profundidad desde hace muchos años, y es un tema que cada vez que oyes hablar a alguien en un programa de radio o documental, escuchas como repiten una y otra vez las mismas ideas falsas, las mismas leyendas urbanas. Lo que se hace es repetir una y otra vez lo mismo, como pasaban en los años 80  ó 90, que se dedicaban a copiar las ideas de Von Däniken… Con el tema de Jack el Destripador, pasaba básicamente lo mismo, que si repetir una y otra vez la conspiración real, que si tal o cual sospechoso, que resulta absolutamente imposible, se da como si fuera el auténtico asesino. Se olvidaba mucho también a las víctimas. Para nosotros era muy importante tener a las víctimas en cuenta, y sobre todo teniendo en cuenta que había mucha desinformación. La gente realmente interesada en el tema de Jack el Destripador, se merece tener algo en castellano, con lo que pueda empezar a investigar y convertirse en un Ripperólogo o una Ripperóloga.

¿Era el Whitechapel de finales del siglo XIX, el escenario idóneo para los “crímenes perfectos”? - Los crímenes de Jack el Destripador no sucedieron en Whitechapel, sucedieron en el East End y en la City londinense. El East End es un barrio gigantesco, Whitechapel es una parroquia dentro de ese barrio. Dos de los crímenes tuvieron lugar en Whitechapel, otros dos tuvieron lugar en Spitalfields   y el cuarto de ellos tuvo lugar en la City, muy cerca del famoso huevo de cristal de Foster, el que se ve ahora en todas las películas. Por eso me refería a las leyendas urbanas que te estaba comentando antes, no son los crímenes de Whitechapel, son los crímenes del East End. Y sí, como contestación a la pregunta, sí que era el escenario idóneo, mal iluminado, un smoke, una mezcla de niebla y contaminación muy abundante por las noches, baja visibilidad, un altísimo índice de prostitución, de manera que el destripador podía encontrar víctimas allá donde fuera, una presencia policial relativamente alta, pero también unos medios policiales muy precarios, aunque fue variando con los meses, la policía no contaba con los medios necesarios para detener a este nuevo tipo de criminal. Pero sí, fue el escenario idóneo, como hubiera sido cualquier otro barrio similar en cualquier otra ciudad. La suma de calles intrincadas, niebla, baja iluminación, alta tasa de víctimas y una policía con muy pocos medios, es lo que le permitió salir libre y actuar con alta impunidad. Aunque tuvo mucha suerte, estuvo a punto de ser atrapado en varias ocasiones, y se escapó por pocos segundos.

¿El sobrenombre de “destripador”, es merecido? - Muy merecido, porque especialmente en dos de los casos, en el segundo, en el de Annie Chapman, y en el cuarto, el de Catherine Eddowes, que es el que tuvo lugar en la city, extrajo varias vísceras, y además sacó los intestinos, y los situó sobre el hombro derecho de las víctimas, para, aunque suene fuerte, seguir escarbando y seguir extrayendo más cosas. Probablemente no buscaba nada en concreto, sino destripar y sacar las vísceras de las víctimas, llevarse pequeños trofeos. También hay que decirlo, se llevó por ejemplo el corazón de Mary Jane Kelly, un riñón en caso de Catherine Eddowes, se llevó el útero en el caso de Annie Chapman… un coleccionista, pero sí que destripaba. Fue de menos a más; en el primer caso no extrajo ninguna víscera, y en el tercero tampoco seguramente porque le pillaron en el acto. Pero cuando pudo actuar libremente, está claro que su finalidad no era asesinar, sino la de destripar a sus víctimas y extraer vísceras, y también la de llevarse algún trofeo.

¿Qué ha supuesto para vosotros recibir el prestigioso Premio Juan Antonio Cebrián en su 7ª edición? - Pues imagínate, para una persona que se dedica a esto por culpa de Fernando Jiménez del Oso y de Juan Antonio Cebrián, única y exclusivamente. Fernando fue más bien un maestro, del cual tuve la suerte, aunque durante poco tiempo de aprender directamente, pero Juan Antonio Cebrián fue una inspiración, porque él no era historiador, era periodista, y supo divulgar la historia como nadie. ¿Cómo íbamos a creernos que los godos iban a resultar interesantes para alguien? Esa forma de escribir, de hacer que las cosas sean divertidas, con un toque irónico, eso yo lo aprendí de él. Yo escribo gracias a Juan Antonio Cebrián. Imagínate cómo puede resultar recibir un premio con su nombre. Que Silvia Casasola -que es la que ha estado durante años y años trabajando codo a codo con Juan Antonio, pasando a limpio todo su texto-, sea la que te entregue el premio -Silvia que como ella dice ya es mi hada madrina-, para mí y también para Tamara, ya es algo increíble, algo que le contaré a mis nietos.

¿“Jack el destripador: caso abierto”, es un libro escrito para que tipo de lector?
- En principio, en parte era para Tamara y para mí, pues conforme íbamos escribiendo, necesitábamos tomar notas para tener todo claro, lo que era cierto y lo que no. Cuáles eran las noticias de prensa más fiables, los informes policiales, los resultados de las autopsias… en dos palabras, queríamos tenerlo al alcance de la mano. Yo creo que cada vez que escribo un libro lo hago de la misma manera. Es una especie de cuaderno de notas. Cuando algo interesa mucho, resulta que si lo escribes de forma decente y divulgativa, como hacía Juan Antonio, para que todo el mundo lo pueda entender, pues eso ya lo puedes convertir en un libro. Y este libro, realmente es para toda aquella persona a la que le interese el tema de Jack el Destripador, poder utilizarlo como pequeño manual. Es un resumen de todo; cómo era la época, cómo eran los métodos policiales, cómo eran las víctimas, una de las cosas más importantes, cómo fueron cada uno de los delitos, en qué lugar ocurrieron los hechos, algunos de los sospechosos. Es un pequeño manual para la gente que sobre todo no habla inglés, que no tiene la oportunidad de acceder a las fuentes oficiales, hemos hecho un pequeño resumen para que todo el mundo pueda empezar desde cero, y a partir de ahí poder investigar por sí mismo. Que cualquier lector novel pueda convertirse en un Ripperólogo o Ripperóloga.

Me gustaría destacar a la Asociación Cultural Juan Antonio Cebrián, que mantiene vivo el legado del maestro, y al Ayuntamiento de Crevillente, que no solo ha patrocinado nuestro premio y los anteriores, sino que además nos ha hecho sentir especiales cuando hemos estado allí. Da gusto, tal cual estamos hoy en día, que haya instituciones públicas que aún se preocupen por la Cultura.

Publicado en Crónicas Atlantes

© Crónicas Atlantes / Juanca Romero Hasmen

Esta semana queremos adentrarnos en un excelente libro, a través del que conseguiremos descodificar las claves de nuestras propias emociones. Ana Moyano es la autora de “Emoción-Arte. Domina tus emociones y transforma tu vida”, que bajo el prestigioso sello de Editorial Odeón, nos ofrece una obra de consulta, una necesaria guía escrita con calidad y garantía de éxito. Con su autora he podido charlar hace tan solo unos días al calor de un café.

¿Son las emociones las que tejen el entramado de nuestras vidas?

Evidentemente las emociones juegan un papel crucial a la hora de forjar el entramado de nuestras vidas, si bien no están solas. Los eventos que nos acompañan, nuestras formas de concebir la vida, nuestras creencias… son también piezas de un mismo puzle. Está claro que las emociones son potentes motores de nuestras formas de vida, pero tomémoslos en conjunto, consideremos también el resto de aspectos para construir una vida plena y llena de sentido.

¿Verdaderamente estamos preparados para identificar nuestros sentimientos de forma efectiva?

A ver, desde mi perspectiva profesional me gustaría señalar que, en realidad, está habiendo un avance teórico en este sentido, es decir, cada vez más en colegios y otras instituciones, se valoran y trabajan las emociones, sin embargo, a pesar de ello, continuamos teniendo problemas a la hora de ponerlo en práctica, no estamos siendo capaces de extrapolar la teoría que aprendemos a nuestro día a día, a nuestra forma de ser, a nuestra forma de sentir. Aún nos cuesta distinguir las distintas emociones y, sobre todo, lo que es más importante, nos cuesta manejarlas, controlarlas, aceptarlas…

Una vez logramos identificarlos, ¿Cuál sería la forma correcta para actuar?

Una vez “etiquetada” la emoción de forma correcta, lo primero que deberíamos hacer es ACEPTARLA. Nos sorprendería saber el número de veces en las que somos incapaces de aceptar una determinada emoción, por poner un ejemplo te diré, ante una pérdida emocional (ruptura de pareja, pérdida de un trabajo…) cuántas veces nos dicen, e incluso nos decimos, no llores, no pasa nada, no te preocupes, no te pongas así, sé fuerte… y un sinfín de “consejos bienintencionados” que lo único que buscan al final es la “negación” de la emoción, una emoción que resulta natural y necesaria para la gestión adecuada del conflicto. Una vez aceptada dicha emoción debemos conocerla mejor, a ella y a los elementos que la rodean, pensamientos, acciones, contextos…. Por último, tras los pasos previos debemos actuar, poner en marcha distintas estrategias de resolución, medidas a tomar para continuar con nuestras vidas de la manera más reforzada posible.

¿La crisis emocional está implícita al ser humano? ¿Superarla es tarea para Titanes?

A la primera pregunta te responderé de manera rotunda, SÍ. Una crisis no es, ni más ni menos, que una ruptura con la realidad que vivíamos hasta el momento, y la vida está repleta de roturas y cambios, están a la orden del día, desde el mismo momento de nuestro nacimiento. Una crisis emocional implicaría una ruptura en las emociones que venimos experimentando, para bien o para mal. En nuestra sociedad las crisis se viven de una manera negativa, sin embargo, sobre todo en lo que se refiere al ámbito de las emociones, las crisis nos pueden ayudar a crecer, a evolucionar, a superar obstáculos, pueden constituirse como motor de nuestras vidas, es por ello que, el hecho de que vayan inevitablemente ligadas al ser humano, es un beneficio para nuestra especie y nos permite desarrollarnos exponencialmente. Respecto a la segunda parte de la pregunta, la respuesta no resulta tan rotunda, porque como dice la canción “depende”. Depende de nuestra actitud, de nuestra destreza a la hora de manejar las emociones, de la magnitud de la crisis en cuestión, de los soportes sociales con los que contemos, de los recursos… En cada ocasión emprenderemos una lucha determinada y concreta, de la que saldremos antes o después dependiendo de diversos factores, de aquí la importancia de aprender a identificar, conocer y manejar las emociones, propias y extrañas, así todo será mucho más sencillo.

¿Somos consecuencia de nuestras emociones, o ellas lo son de aquello que somos?

Pregunta compleja. Quizá la respuesta más correcta sea “ambas cosas”. Nuestra existencia se supedita en ocasiones a lo que sentimos, a nuestras emociones y la forma de vivirlas, pero también reaccionamos de una u otra manera a las emociones o, sentimos una emoción u otra, según seamos, según nuestros valores, creencias, cultura… aquí radica la importancia de conocernos y conocer el mundo emocional que nos rodea, el propio y el ajeno. Es crucial saber qué y cómo sentimos, qué y cómo se siente.

¿ES tu libro “EMOCIÓN-arte”, una obra especialmente escrita para…?

AYUDAR, ayudar a simplificar el mundo de las emociones. Tratar de llegar a ellas de manera práctica y sencilla para, de alguna forma, colaborar con el bienestar de la sociedad que nos rodea, ya que, a mi modo de ver, estamos aquí para eso, para ayudarnos unos a otros, para forjar una sociedad unida, hermanada y capaz de vivir en armonía.

¿Qué es tener una vida plena?

No hay una única respuesta a esta cuestión. Lo que para mi sería una vida plena, posiblemente para otro no lo sea, sin embargo, uso en multitud de ocasiones esa expresión como símbolo de felicidad, de consecución de los logros perseguidos a lo largo de una vida, sean cuales sean, no soy quién para juzgar los sueños de alguien, es más, creo firmemente que cada individuo debe tener sus propias metas, todas son adecuadas siempre que sean autoimpuestas. Por dibujar algo más el concepto por el que me preguntas te diré, poniendo un sencillo ejemplo práctico que, para mí, tener una vida plena es una sensación semejante a la que se puede experimentar después de un duro día de trabajo en el que has logrado resolver ese reto que se te planteaba al inicio de semana, llegas a casa y todo está bien, logras abarcar todo lo que te planteaste al inicio del día y, a la postre, te sientes con energías para continuar y organizas una fantástica cena con amigos que sale de lujo. Ese cúmulo de logros podría acercarse de manera sutil a la sensación de plenitud, es cierto que cuando hablamos de plenitud de vida, nos referimos a algo superior, menos pragmático, sin embargo, la PLENITUD con mayúsculas se logra con la suma y multiplicación de pequeñas situaciones en las que te sientes altamente satisfecho, en las que te sientes pleno, crees que no necesitas nada más, crees que todo es posible, que todo es simple y llanamente, perfecto.

¿Existe una fórmula para cumplir nuestros sueños?

Pues, aunque no se trate de una fórmula matemática, creo que sí, sí que existe. Está claro que, en primer lugar, para lograr un sueño éste debe de ser, en cierta forma, alcanzable, de otra manera, pasaría a ser una utopía. Es verdad que, en ocasiones, por definición, tendemos a afirmar que un sueño es algo irreal, algo que no podemos alcanzar, sin embargo, a mi me gusta diferenciar entre sueño y utopía. El primero sería algo que, aunque complejo, con esfuerzo, actitud y las acciones adecuadas, puede llegar a hacerse efectivo, mientras que el segundo implica una imposibilidad en su ejecución por cualquier aspecto relevante o no. Para terminar, me gustaría decir que hay un ingrediente fundamental en nuestro guiso emocional con el que podremos, apoyado de otros aspectos, hacer realidad cualquier sueño, este ingrediente es, ni más ni menos, que el conocimiento personal y la seguridad en uno mismo, la certeza de que somos lo mejor que tenemos y que valemos oro, desde este supuesto, todo empieza a tornarse posible.

Nuestra vida es el resultado de una transformación continua. ¿Es esta una afirmación acertada?

Por supuesto, vamos evolucionando de manera constante y continua desde el inicio de los tiempos, jamás dejamos de evolucionar, es una carrera de fondo en la que elegimos caminos diversos de manera continuada, cada día tomamos decisiones que determinan el resto de nuestra vida, si bien, en más ocasiones de las deseables, no somos conscientes de ello. Nuestra vida se va transformando diariamente en multitud de aspectos, desde el plano físico al emocional.

Entramos en una librería y vemos “EMOCIÓN-arte. ¿Por qué debemos hacernos con él?

Fundamentalmente porque, tal y como hemos estado hablando a lo largo de toda la entrevista, no siempre sabemos qué hacer con lo que nos sucede. EMOCIÓN-arte pretende ser una obra de consulta y enriquecimiento personal en la que apoyar el desarrollo individual hacia el logro emocional en nuestro día a día, una sencilla herramienta basada en la práctica que nos ayude a lograr todo aquello que nos proponemos en el ámbito de las emociones. La vida es corta y pasa rápido, no debemos desaprovechar ni un instante, es por ello que me decidí a escribir sobre este tema, ya que, bien manejadas, nuestras propias emociones pueden impulsarnos a vivir mejor, a superar problemas que en otro momento de nuestra vida nos podrían parecer insuperables, en definitiva, pueden suponer el motor de nuestra existencia. He tratado de poner al servicio de todo aquel que quiera acercarse a él, un cúmulo de experiencias, propias y ajenas, entorno al mundo emocional para tratar así, de ayudarnos unos a otros de manera sencilla y positiva. Las experiencias de otros pueden ayudarnos a vivir nuestra propia vida, saber que lo que nos sucede es normal, cómo abordarlo, lograr superar momentos vitales duros… en definitiva, afrontar la vida tal cual nos llega y “echar para adelante” es a lo que pretende ayudar este libro, una pequeña o gran aportación dependiendo del punto de vista del que se mire.

Publicado en Crónicas Atlantes
Domingo, 08 Enero 2017 07:45

RUMBO A LO DESCONOCIDO

© Crónicas Atlantes / Juanca Romero Hasmen

 

Entrevista con el periodista y viajero, Pablo Villarrubia Mauso

 

Pocas veces tenemos la fortuna de encontrarnos en el camino con viajeros de verdad, de los que llenan sus botas de polvo y enriquecen sus cuadernos de notas con las vivencias de los testigos y las suyas propias. Uno de estos hombres sin fronteras es Pablo Villarrubia Mauso, conocido reportero del programa televisivo Cuarto Milenio y un viajero incansable. A sus espaldas lleva una mochila con miles de kilómetros recorridos y expedientes de alrededor de 40 países, en los que ha indagado sobre sus misterios, antiguas civilizaciones, y ha convivido con los indígenas de lugares remotos… RUMBO A LO DESCONOCIDO es el libro que ahora publica bajo el sello de editorial Odeón, un libro de auténtico lujo en el que podremos encontrar las experiencias de toda una vida dedicada a la investigación. Con Villarrubia he tenido la oportunidad de charlar largo y tendido esta misma semana.

¿Lo insólito se presenta en cualquier rincón del planeta? - Por supuesto. Lo importante es la mirada, el saber preguntar y, especialmente, la curiosidad que te lleva a buscar el misterio de la vida en todos los sentidos.

¿La interpretación de un enigma, está inevitablemente sujeta a las sensaciones de quien lo experimenta? - Lo subjetivo juega un papel importante cuando se está de cara a lo "desconocido" pero estas sensaciones están sujetas a toda la carga, a todo el aprendizaje que llevas dentro. Lo importante es buscar un equilibrio entre el conocimiento racional y el que se adquiere por las sensaciones que cada uno experimenta.

 Villarrubia BookRUMBO A LO DECONOCIDO, ¿mucho más que un libro? - Es más que un bonito libro repleto de fotos en colores -todo un lujo hoy por hoy para un autor- es el resultado de muchos años viajando por el mundo, en este caso, 8 países seleccionados, de Asia, Europa, África y América. En cada continente nos encontramos con situaciones que jamás yo supondría que viviría. ¿Un ejemplo? Un ritual de djambi en el archipiélago africano de Sao Tomé y Príncipe destinado a espantar a los malos espíritus y atraer los buenos. Toda una experiencia…

¿Sería acertado decir que estamos frente a un libro puramente vivencial? - En parte sí, pues se trata de contar lo que he visto en varios rincones del mundo, en selvas, desiertos de arena y sal, estepas y montañas. Pero recojo entrevistas a los nativos, lugareños, las opiniones de expertos en antropología, arqueólogos, etc., para poder ubicar al lector en cada tema.

¿Cuántos años de trabajo repartidos en las 284 páginas del libro? - En realidad es el trabajo de toda una vida, pero se concentra en los últimos 12 años de viajes, donde el bagaje anterior adquirido en otras expediciones cuenta mucho.  En los años 90, viajé por casi toda América, especialmente Brasil, mi tierra, que evocó el capítulo dedicado al estado de Mato Grosso donde desapareció el coronel británico Percy Fawcett sobre el cual van a sacar, en breve, una película producida por Brad Pitt. Allí encontré vestigios de antiguas civilizaciones, como un observatorio astronómico de piedra.

En este fantástico libro haces  un recorrido por diferentes continentes. Imagino que la tarea de seleccionar temas debió ser intensa, ¿verdad? - Por suerte tengo mucho material de los viajes, muchas fotos, entrevistas grabadas, apuntes, libros raros, etc. Pero al final tienes que decidirte y te cuesta, especialmente, desechar ésta u otra fotografía…

¿De verdad podemos aseverar que civilizaciones muy anteriores a la nuestra tuvieron los conocimientos suficientes para interpretar la bóveda celeste con técnicas astronómicas? - No cabe duda, como dije, los "astrónomos" del antiguo Mato Grosso crearon una "casa de piedra" con un nicho de 3 metros de diámetro en cuyo interior pintaron soles, lunas, estrellas. Algunos agujeros en sus paredes proyectan la luz de algunos astros en determinadas épocas del año sobre las pinturas. En Armenia se encuentra el observatorio astronómico más antiguo del mundo, más de 7.500 años, más antiguo más grande que Stonehenge, por ejemplo.

¿Qué opinión tienes sobre la posibilidad de que algún tipo de vida extraterrestre haya podido interactuar con estas civilizaciones? - Quizá en alguno ocasión, pero pocas, no tantas como se decía en la época de los libros de Erich von Däniken. Creo que al igual que hoy vemos Ovnis, nuestros antepasados también los veían y les intrigaba tanto como a nosotros. Creo, más bien, que estos hombres dejaron reflejado en el arte rupestre estas apariciones.

Miles de kilómetros recorriendo más de 40 países, y conviviendo con indígenas y bebiendo de su acervo cultural. ¿Cuánto más descubres, más desconoces? - Es lo que decía sobre el ritual del Djambi de África. Desconocía su existencia hasta llegar allí. Luego un antropólogo holandés me pidió imágenes de video del ritual donde la gente, en trance, come fuego, se arroja a las llamas, se lanza contra las paredes: no existían imágenes bien grabadas de este ritual…tremendo. O las gigantescas "dagobas" de Sri Lanka, los mayores monumentos de la antigua humanidad después de las pirámides de Egipto: confieso que antes de viajar allí ni sabía que existían…

Permíteme, aunque sea a modo telegráfico, que te hagas algunas preguntas más. ¿Cuál es el estado de salud de la investigación sobre enigmas y misterios en nuestro país? - Bien, muy bien. España es uno de los pocos países del mundo donde hay muy buenos investigadores de misterios.

¿Y el electrocardiograma de la divulgación de estos temas? - Hay toda una legión de escritores, periodistas, programas de radio y de televisión, incluido "Cuarto Milenio" para el cual trabajo desde hace 11 años.

¿El gran fraude a nivel mundial? - El de la supuesta momia extraterrestre de Roswell: patético.

Y poniéndotelo más difícil… ¿El Misterio de los misterios? - Los Ovnis y su (s) origen (enes).

Entro en una librería y me veo cautivado por la excelente presentación de RUMBO A LO DESCONOCIDO, viaje a las fronteras de lo insólito. ¿Qué voy a encontrar entre sus páginas? - Recorridos repletos de misterios y colores en Bolivia, Camerún, Sri Lanka, Venezuela, Sao Tomé e Príncipe, Altai, Brasil y Armenia pero también conexiones de estos misterios arqueológicos, antropológicos con otros de todo el planeta. 

 

PUBLICIDAD

ConsulTarot 960X

Publicado en Crónicas Atlantes