Domingo, 30 Octubre 2016 06:30

Controvertidos orbes

Canarias Plural - Sociedad _

CRÓNICAS ATLANTES
© Juanca Romero Hasmen

 

¿Qué es un orbe? Se trata de un fenómeno en forma de círculo luminoso que aparece en las imágenes fotográficas y cuya existencia ha provocado divergencia de opiniones entre los que con rotundidad afirman que son partículas de polvo o gotas de vapor de agua en suspensión, o aberraciones lumínicas producidas por la luz del flash, y los defensores de teorías ligadas al misterio relacionando estas esferas con la presencia de seres elementales, energías inteligentes, seres espirituales, ángeles, etc. Incluso existe una teoría de la Física, del instituto Max Planck, que avala la existencia de vida orgánica espacial y consciente en forma de polvo de estrellas. ¿Increíble verdad?

ORB 001

Orbes y la cámara fotográfica:

Este tipo de imagen a diferencia de lo que muchas personas piensan, se obtienen con las cámaras de tipo digital y analógico, y se obtienen con luz artificial espontánea (flash) y con luz natural. Es cierto que con la llegada de las cámaras digitales, el fenómeno orbs se ha acentuado principalmente debido a la presencia de los sensores y la calidad del entramado del pixel. Sin lugar a dudas otro factor a tener en cuenta es el hecho que con las cámaras digitales podemos realizar 400 ó 500 fotos y revisarlas una a una al momento. Sin embargo con las de película o analógicas esto no ocurre ya que cada bobina lleva 36 exposiciones y que no serán revisadas hasta el momento del revelado.  Así pues, es cierto que con las cámaras de tipo digital parece acentuarse este fenómeno pero no se hace exclusivo de ellas.

ORB 002Aproximadamente y durante los últimos 13 o 15 años, he realizado un total de 13.000 fotografías en diferentes lugares y situaciones. Unas de tipo paisajístico y otras en las labores de “captura” de los orbs. Muchísimas de estas capturas fueron realizadas en plena noche o madrugada, con la intervención del flash en unos casos y en otros no. Otras, en menor número, han capturado a estas esferas lumínicas a plena luz del día, dejando en evidencia diferentes matices de color, forma y leve desplazamiento. En muchas de estas experimentaciones fotográficas he utilizado diferentes tipos de cámaras. Unas compactas y otras réflex. En unos casos de forma independiente y en otros sincronizando hasta cinco cámaras para que con los mismos parámetros realizaran el disparo a la vez y enfocando hacia el mismo punto.

Entonces, ¿Por qué el fenómeno orbe sale reflejado en unas cámaras y en otras no? Voy más lejos. En la madrugada del domingo 21 de septiembre de 2007, el amigo Sergio González, Francisco Ferrer, Paco Navarro y yo, acudimos hasta el conocido Barranco de Badajoz con la intención de realizar fotografías utilizando tres cámaras de la misma marca y modelo y ajustadas con los mismos parámetros de sensibilidad, obturación y diafragma. La cámara utilizada fue la Nikon D70S con óptica 18-70 mm. Para la experimentación se ajustaron los siguientes valores: Longitud focal: 18 mm., tiempo de exposición: 1/30 segundos, sensibilidad: 400 ISO y modo de flash automático. Para este experimento se realizó una cadena de disparos sincronizados a intervalos de 2 segundos. La sorpresa fue ver como en un total de 30 fotografías solo se obtuvo imágenes de orbes en cuatro de ellas, tres en una de las cámaras y una en otra. 

ORB 003

 

¿Qué factores se nos escapan para otorgar la responsabilidad a la máquina? No lo sé, pero a estas alturas no me vale el argumento que intenta dar explicación a este fenómeno simplemente aludiendo a la presencia de partículas de polvo o de agua en suspensión. Es cierto que estos factores están presentes en muchas de las imágenes orbs obtenidas, pero no es menos cierto que tanto el polvo como el agua no puede desvanecerse para una cámara y para otra técnicamente idéntica y sincronizada en tiempo y posición no hacerlo. ¿Hay algo más? Sinceramente, ¡no lo sé!

Y saltan las hipótesis más extravagantes y psicodélicas. Postulados a favor de lo insólito, rayando muchos de ellos lo auténticamente paranoico. Una de las hipótesis más llamativas, la que afirma que estas esferas son en realidad los denominados seres elementales. Esta es una de las teorías más aceptadas por aquellas personas que otorgan al fenómeno, trascendencia mistérica e incluso espiritual. Creo oportuno dejar claro en este punto, que lo que aquí expongo es simplemente una hipótesis y que aunque no la comparto en absoluto, es necesario mostrarla para crear debate y opinión.

Los orbes serían según estos postulados, seres de tipo elemental, residentes en el plano astral y que interactúan en nuestro plano con determinadas personas con intención de comunicar, guiar,  advertir o jugar. Hablaríamos en este caso de elementales del aire, o lo que es lo mismo, hadas, sílfides y silfos que toman la  apariencia de energía lumínica y esférica. Estos seres elementales no solo se manifiestan como orbes sino que lo hacen incrustándose o mimetizándose con el entorno en el que se desarrollan y desenvuelven. Se trata de seres con hábitos y prácticas positivas aunque en algunos casos pueden mostrar cierta hostilidad contra aquellas personas que interactúan negativamente con el entorno y entre ellos mismos. Estos seres elementales pueden sincronizarse con determinadas personas en nuestro plano de existencia y canalizar así la energía para la obtención de beneficios para la Madre Naturaleza y la perfecta convivencia con ella.

A lo largo de estos últimos años, he podido establecer contacto con muchas personas que avalan y defienden esta teoría sobre orbes como seres elementales y otras muchas que van un poco más allá y los relaciona con entidades del bajo astral. ¿Y si hablamos de los ángeles? Elementales regidores del éter, los ángeles se manifiestan en forma de orbe al igual que los demás seres elementales aunque con una marcada diferencia y es la posibilidad de tomar forma humana y ser el único interlocutor válido entre Dios y el Hombre. A veces se muestran a través de una imagen antropomórfica pura y perfecta, y otras tantas simplemente a través de una luz especial o un aroma perfumado.

Estela T. R. -profesora-, así lo cree: _”Son guías espirituales, algo así como señales de luz que nos llevan por el camino acertado. Estoy convencida de que están con nosotros en todo momento haciendo de guardianes de nuestra persona en unas ocasiones y en otras de severos maestros. No sé si alguna vez te has fijado en la estructura de un orbe en su interior, pero si lo haces podrás ver como hay vida dentro de él y como esta estructura cambia a razón del estado de ánimo del ángel que lo forma” _ Llegados a este punto, y aún a sabiendas que a muchos lectores tal y como me ocurre a mí mismo, estas líneas han podido causarle la carcajada, se hace necesaria una intensa reflexión sobre que está haciendo mal el ser humano para que un puñado de personas repartidas por medio mundo, necesiten agarrarse a una anomalía técnica para encontrar la paz espiritual. Claro que visto así, existen millones de personas en el planeta que se agarran a la idea de una entidad superior llamada Dios, que tampoco es que se manifieste de mejor forma o con mayor claridad.

Publicado en Crónicas Atlantes
Sábado, 22 Octubre 2016 19:56

La Clave oculta de los gatos

Canarias Plural - Sociedad _

CRÓNICAS ATLANTES
© Juanca Romero Hasmen

 

Cuenta la leyenda, que en el Arca Noé, los ratones aparecían a miles y se multiplicaban de forma descontrolada, hasta el punto de verse en  peligro las provisiones, por lo que Noé pidió ayuda del Señor, quien le dijo que debía acariciar tres veces la cabeza del león. Noé hizo lo que Dios le dijo y al cabo de unos pocos segundos el león estornudó, apareciendo de sus fosas nasales una pareja de gatos que restablecieron de inmediato el equilibrio en la embarcación.

 

CAT001¿Quién no tiene o ha tenido en casa, un animal de compañía? Desde que los tiempos son tiempos, el ser humano de todas las culturas se ha acompañado de alguna especie animal, no solo para su crianza o explotación, sino que principalmente por cuestiones de  afecto, ha seleccionado al animal que le hará compañía a él y a sus congéneres más próximos, generalmente, en el mismo núcleo familiar. El estrellato en la sub-categoría de mascotas, está compartido entre los felinos gatos y los cánidos perros, aunque este estatus no siempre ha sido así. A lo largo de los siglos, tanto unos como otros han vivido grandes vicisitudes y también momentos de gloria suprema. Pero centremos estas líneas en los gatos, y adentrémonos en algunos pasajes de la Historia para conocer un algo más la trayectoria vital de estos animales.

 

Los gatos, esos independientes animales que por su propia naturaleza son cazadores y solitarios, tienden a ver a los seres humanos como compañeros de su jauría, con lo que tampoco ven al hombre como presa. El gato es un animal que ha estado junto al hombre en la mayor parte de las civilizaciones; podemos destacar por ejemplo, el antiguo Egipto, época en la que fue considerado como animal sagrado, siendo venerado e incluso embalsamado tras su muerte. Bastet o Bast, era la diosa encargada de proteger el hogar y simbolizaba la alegría de vivir, una deidad dedicada a la armonía y la felicidad. Se representaba con la forma de gato doméstico o como una mujer con cabeza de gato, acompañada de un sistro -instrumento musical con forma de herradura, que lleva adosado unos pequeños platillos metálicos insertados a través de unas finas varillas, que se hacía sonar simplemente agitándolo-. Como curiosidad, aportar que los egipcios inoculaban a los gatos algunas gotas de su propia sangre para protegerlos de las enfermedades, plagas y cualquier mal espíritu. En esos tiempos estaba prohibido matarlos, y si alguien se atrevía y era descubierto, era condenado a pagar con su propia vida. Otra curiosidad es la que apunta a que los egipcios, cuando se moría uno de sus gatos, se afeitaban las cejas en señal de duelo. En 1890, durante unas excavaciones, fueron halladas en la ciudad de Bubastis, enormes necrópolis con más de 300.000 momias de gatos.

 

 

 

Fueron los griegos los que tras robar una pareja de gatos a los egipcios –a pesar de su negativa- comenzaron su crianza e iniciaron la expansión de la raza por toda Europa. Las culturas musulmanas también mostraron a lo largo de los siglos su especial cariño y aprecio por los gatos, debido a que el mismísimo Mahoma les prometió a estos animales un puesto en el paraíso. En la tradición Celta, se creía que los ojos de los gatos representaban las puertas que conducían hacia el reino de las hadas. En la Galia, la matanza de uno de ellos, era castigada con el pago de una oveja o cordero, o con el equivalente a la cantidad de trigo necesaria para cubrir completamente el cadáver del felino suspendido por la cola y con su hocico rozando el suelo. Pero no todo en la vida histórica de los gatos ha sido escrito en clave positiva; la imagen de estos pequeños felinos ha estado asociada al mundo oscuro, al lado del mal, relacionándose especialmente con la brujería. Se dice que los gatos eran files compañeros de las hechiceras y brujas, teniendo estas últimas, la capacidad de convertirse en uno de ellos –generalmente negro- para asaltar a los incautos en los solitarios caminos, e incluso introducirse en sus casas y causarles maleficios. Las brujas tenían como fieles escuderos a los gatos, a quienes utilizaban como mensajeros.

CAT002

 

Fue en la Edad Media (a mediados del Siglo XIII) cuando nace la creencia de considerar a los gatos de color negro como portadores de la mala suerte, ya que eran considerados cómplices o mayordomos de las brujas. Y fue así como en esa época comenzó una terrible persecución contra ellos, sacrificándose cientos de miles bajo la acusación de simbolizar al diablo y ser brujas transformadas. Fue tan brutal el aniquilamiento, que cuando la peste negra azotó a Europa en el siglo XIV, causando más de veinticinco millones de víctimas mortales, apenas quedaban gatos que lucharan contra las ratas, propagadoras de la mortífera enfermedad. ¿Si no se hubiera exterminado a los gatos durante las décadas anteriores, se hubiera podido erradicar la peste con más rapidez?, la respuesta sin duda es un rotundo sí.

En esos tiempos incluso el Papa Clemente, en su obsesión por acabar con la Orden Templaria, se atrevió a acusar a los caballeros de la organización, de homosexuales y adoradores del demonio en forma de gato. No fue hasta el siglo XVIII cuando el gato vuelve a recuperar parte de su esplendor anterior, convirtiéndose en el protagonista de bellas pinturas y esculturas. Los armadores de los barcos se hacían con algunos ejemplares felinos para acabar con los ratones a bordo de sus naves. ¿Cuánto hay de verdad o mentira en todas esas historias populares que adoptan como protagonista la imagen del gato? Conozcamos algunos ejemplos: Cruzarse con un gato negro –como ya hemos dicho- se considera símbolo de mal agüero, pero sin embargo su aparición en un banquete de bodas era señal de matrimonio afortunado. En el juego, se cree que pasar el billete de lotería por el lomo de un gato oscuro, es atrayente de la buena suerte.

En muchas localidades rurales del norte peninsular, se creía que tragar pelos de gato negro servía para volverse loco, y si comías algo que previamente hubiera lamido un gato negro, era motivo para enfermar de por vida. Dicen los viejos de estos lugares, que cuando un gato se lame las patas con insistencia y anochece, significa que se acerca visita. Si una mujer joven pisa la cola de un gato aunque no haya sido con intención, pasará hasta un año hasta que se pueda casar. Si vemos a un gato saltar por encima de un ataúd, es señal de que el difunto regresará aparecido para pedir cuentas pendientes. Y no dejemos a un lado la superchería relacionada con lo meteorológico; si un gato se agarra a la ropa de su ama/o, no tardará en llegar tormenta. Si duerme con el lomo hacia arriba, se acercan heladas. Si se lava el hocico, es aviso de que las lluvias están cerca.

 

Sea como sea, y más allá de las tradiciones, supersticiones e historietas populares, el felino doméstico está viviendo actualmente una etapa tranquila junto al hombre (aunque gentuza criminal siempre habrá capaz de maltratar a un animal). Y es que bien mirado, el gato es el perfecto compañero de piso, que va a lo suyo y viene a buscarte únicamente cuando necesita cariño y algo de roce.

 

 

Publicado en Crónicas Atlantes

CP Redacción Tenerife _

. El comunicador canario Juanca Romero, presenta en Tenerife “Llega tu cambio… con Talento puedes”, evento interactivo que enseña como conectar con nuestro talento.

. La cita tendrá lugar el viernes 21 de octubre a las 18:30 horas en la sala cultural de la MAC (Antigua Casa Elder de S/C de Tenerife)

 

Sabes que en estos momentos de tu vida necesitas dar un paso hacia delante, encontrarte de frente con las herramientas que sólo tú tienes para convencerte de que LLEGA TU CAMBIO.

 

¿Recuerdas aquello que te gustaba hacer de pequeño?

¿De verdad eres feliz con la vida que tienes?

¿Sientes que todavía hay mucho por mostrar dentro de ti?

CON TALENTO PUEDES alcanzar todo lo que te propongas, con la única herramienta verdaderamente útil… TÚ.

Aprende a localizar tus capacidades y a gestionarlas para hacer que tu recorrido sea verdaderamente único, especial y productivo. Tu crecimiento como persona pasa por disfrutar con todo aquello que haces, sea en el ámbito privado como en el profesional.

¿Crees que esto no va contigo? ¡Te equivocas!

CON TALENTO PUEDES dar el cambio que tu vida necesita. Tienes mucho talento, todo lo necesario para que cada día se convierta en una experiencia inolvidable… y te vamos a dar las claves para que lo logres.


Juanca Romero Hasmen, experimentado comunicador, especialista en gestión del talento y trabajos en equipo, trae a Tenerife el evento CON TALENTO PUEDES, en el que a través de un encuentro interactivo y multimedia, pone sobre la mesa las claves para localizar nuestras capacidades y potenciarlas.

 

 

CTP SalaMAC

 


CON TALENTO PUEDES es además el último libro que ha publicado Juanca Romero Hasmen, en el que detalla los diferentes métodos que recomienda para trabajar cada día sobre nuestro talento.

El próximo 21 de octubre LLEGA TU CAMBIO.


Aunque solamente sea por curiosidad, no faltes a este evento… ¡si te lo cuentan, no es lo mismo!


Viernes 21 de octubre, a las 18:30 horas en la Sala Cultural de la MAC (Mutua de Accidentes de Canarias), Santa Cruz de Tenerife.

Publicado en Cultura
Domingo, 16 Octubre 2016 07:00

EL MISTERIO DE LOS FILIICHRISTI DE AGULO

Canarias Plural - Sociedad _

CRÓNICAS ATLANTES
© Juanca Romero Hasmen

 

EL MISTERIO DE LOS FILIICHRISTI DE AGULO

Entrevista con el escritor Daniel María

Mística y misterio, ingredientes ambos de una de las historias más curiosas y desconcertantes de cuantas podremos escuchar.  En los años 20 del siglo pasado, en Agulo, La Gomera, un grupo de intelectuales y artistas crearon un círculo o sociedad mística, una congregación de corte aparentemente cristiano en la que tuvieron cabida enseñanzas masónicas, y teosóficas, incorporando prácticas como el celibato, la meditación, la hipnosis y mediumnidad... Algunos vestían con hábito y dormían sobre el suelo para alinearse energéticamente con la Tierra, otros plasmaron sus creencias esotéricas en novelas y a otro se le pierde la pista en el evocador Tíbet. El metódico escritor Daniel María acaba de publicar el libro ”El misterio de los filiichristi de Agulo”, que bajo el sello editorial Baile del sol, presenta un exhaustivo trabajo de investigación verdaderamente esclarecedor.

 

Portada "El misterio de los filiichristi de Agulo"¿Quiénes fueron los filiichristi? -Fueron un grupo de amigos, todos naturales de Agulo (La Gomera), a excepción de uno de ellos, que llegaron a crear una congregación teosófico-cristiana en los años veinte del pasado siglo.

 

Interesados en las letras, la filosofía, las mancias, los conocimientos orientales, teosofía, esoterismo… ¿Eran librepensadores?, ¿eran masones? -Librepensadores que, como bien dices, se interesaron por múltiples conocimientos, sabidurías y credos. Cuatro de ellos pertenecieron a la masonería: a las Logias de Añaza (Tenerife) y Fuerza Numantina (Madrid).

 

¿La represión franquista convirtió a los filiichristi en perseguidos como también ocurrió por ejemplo con los masones? -A cuatro de ellos, precisamente a los que pertenecieron a logias, se les procesó y condenó durante el franquismo. Uno de los filiichristi desapareció para siempre, aunque su último rastro alude al Tíbet, y los otros tres vivieron en Madrid y Tenerife. La Guerra Civil abortó de raíz el proyecto de la congregación.

 

¿De dónde proviene la creencia popular de que los integrantes de este grupo eran capaces de hablar con los muertos? -En la investigación he seguido dos grandes líneas: la que proviene directamente de la documentación y la obra literaria y periodística de los filiichristi y la ofrecida por la memoria  colectiva que se mantiene viva en Agulo, gracias a personas que los trataron íntimamente.

Según los testimonios recogidos, muchas personas acudían a ellos para encontrar objetos perdidos, saber del paradero de familiares durante la guerra y la emigración y para contactar con seres de otra dimensión. Además, Pedro Bethencourt Padilla, uno de los filiichristi, explica en el prólogo de su libro La corrupción del mundo o el imperio de la magia, que seres de otro mundo lo han elegido para redactar las advertencias que ofrece en su obra, por lo que él no es el autor sino el medio del que se han servido los otros.

 

¿Vivió La Gomera de espaldas a los filiichristi? -En gran medida, sí, porque la acción de los filiichristi se llevó a cabo de puertas para adentro, en su pueblo. No obstante, eran conocidas sus reuniones en el cementerio de Agulo y en el Garajonay. También hay testimonios de reuniones en el faro de San Sebastián, capitán de La Gomera. Parece que llegaron a establecer una pequeña célula en Vallehermoso, otro municipio del norte de La Gomera, pero debió ser un episodio muy corto porque apenas existen referencias. En Agulo eran muy conocidos, pero hay que tener en cuenta las dificultades de aquel momento para trasladarse de un pueblo a otro, lo que originó que el epicentro de su historia sea Agulo.

 

Y la isla del siglo XXI, ¿sabe de ellos? -Desde que comencé a investigar y a ofrecer charlas sobre los filiichristi, tanto en La Gomera como en Tenerife y Gran Canaria, ha aumentado el interés por este grupo místico y esotérico. En el Agulo actual están muy presentes y ojalá, poco a poco, vayan alcanzando mayor repercusión, porque su historia y sus obras la merecen.

 Agulo en 1927. Fotografía recuperada y restaurada por Pedro Cruz Vera

 

El actual Parque Nacional de Garajonay, y Patrimonio de la Humanidad, ¿qué relación tiene con los filiichristi? -Los filiichristi estudiaron la posibilidad de asentarse en el Garajonay y allí crear su espacio de meditación y estudio. Este objetivo junto al de emprender acciones para alfabetizar a la población fueron los grandes proyectos que no pudieron emprender.

 

¿Este libro, que acaba de ver la luz, es sobre todo una porción de la memoria colectiva de Agulo? -Ha sido fundamental para la investigación que la memoria colectiva de Agulo se prestara en todo momento a ofrecer sus recuerdos, anécdotas y materiales. Gracias a ellos he podido reconstruir, en la medida de lo posible, la vida y el carácter de sus protagonistas.

 

Agustín Bethencourt Padilla¿Has podido identificar a cada uno de sus integrantes y conocer cuáles fueron sus funciones dentro del colectivo? -Sí. Fundamentalmente los filiichristi fueron Agustín Bethencourt Padilla, políglota, viajero y líder del grupo; su esposa Luz López y los discípulos de Agustín, el pianista y escritor Domingo Montesinos y el periodista Pascasio Trujillo. También encontramos a Pedrillo Sánchez, lutier y maestro, que experimentó la vida más asceta del grupo, y los hermanos de Agustín, los escritores Pedro y José Bethencourt Padilla, que se encontraban en Cuba y Tenerife, respectivamente, durante los años más activos de la congregación, aunque son los autores de las principales obras literarias del grupo. Habría que añadir, como un filiichristi a medias, al pintor José Aguiar.

 

 

¿Destacarías alguna de sus investigaciones o estudios por lo relevante del resultado? -Destaco sobre todo la obra de Pedro Bethencourt Padilla, autor del poemario Salterio y del ensayo La corrupción del mundo o el imperio de la magia y la obra de su hermano, José Bethencourt Padilla, autor de dos novelas clave: La efigie de cera, de corte masónico, y El salmo de la bruja, que recoge una importante labor de investigación sobre la brujería en La Gomera.

 

¿Vivían, se vestían o comían de forma diferente al “resto de mortales”?
 -En la única entrevista que concedió Agustín Bethencourt Padilla, en 1927, lo deja claro. Los filiichristi deben cumplir con determinadas normas: dejarse el pelo largo, vestir hábito, no ingerir carne, pescado, alcohol ni excitantes y renunciar a las pasiones. Además, han de abrazar los sacramentos y sacrificios del bautismo, la confesión, la castidad, la pobreza y la obediencia.

 

¿Qué fue de los filiichristi? -A partir de 1936 desaparecen como congregación. Sobreviven, entre Canarias, Madrid y Cuba, desempeñando sus profesiones: el periodismo, la docencia e incluso la medicina alternativa. En la década de los cuarenta comenzarán a ser perseguidos, interrogados y condenados. Aunque no lograron unirse de nuevo, al menos que sepamos, en los años sesenta se vivió en Agulo un segundo episodio, protagonizado por los filiichrisiti que vivían en el pueblo, donde emprendieron durante un tiempo las reuniones de antaño.

 

Muchas gracias, Daniel, por tu amabilidad y felicidades por este intenso trabajo. -Gracias infinitas a ti por el interés y el apoyo que me has brindado desde los inicios de esta investigación.

 

 

 

Publicado en Crónicas Atlantes

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

CPJuanca Editorial3La molesta “solidaridad” que pulula en los cruces de calles

Podría comenzar estas breves líneas apuntando las miras hacia plagas de casposa identidad política que andan más preocupadas por no perder su pactada e insular silla, que por gobernar para todos los canarios. Podría iniciar esta aventura de letras hablando de los silencios color bermellón y su correspondiente bajada de pantalones ante los verbeneros de la mortadela, pero no es el fin de este editorial periodístico.

Desde hace un buen puñado de semanas he estado tentado de escribir sobre un asunto que puede parecer banal para muchos, pero que se ha convertido en un auténtico problema para los viandantes y comerciantes de las principales calles de nuestras ciudades. Me refiero a esa colorida plaga de jovencitos/as que, armados con un portafolio y el correspondiente chaleco identificativo, te atrapan en las esquinas de las principales calles de la ciudad para “ofrecerte” colaborar con la ONG de turno. Para aquellos a los que no les suene de nada lo que comento, pueden calificar de algo gratificante la eclosión solidaria que ha salido a las calles, pero para todos los que padecemos diariamente el acoso de esta marea mareante, se ha convertido en toda una tortura pasear tranquilamente sin que te asalte uno de estos bandoleros de la solidaridad, uno de estos comisionados jóvenes que están ahí porque los que están por arriba les aleccionan para que se coloquen en lugares estratégicos en los que la escapada del ciudadano sea casi imposible.

Y así, viéndolos desde lejos, me dispongo a trazar la línea de escapada para no tener que repetirles por enésima vez que no me interesa, que no es buen momento. ¿Cómo lo hago? Hay 3 chicos y 4 chicas ocupando todo el cruce de calles. Agarro mi teléfono móvil y haciendo un ejercicio de estupidez y cutre locura, me lo llevo a la oreja y empiezo a hablar con nadie para simular que estoy enfrascado en una conversación inexistente. Paso junto a 2 de ellos mientras apuntan su mirada hacia mi teléfono con cierta esperanza de que cuelgue la supuesta llamada y puedan caerme encima. ¡Por fin!”, he logrado superar a los okupas esquineros sin que me paren, aborden, acosen… invadan.

Los comerciantes de estas zonas están hasta las narices de que los niñatos de la carpetita solidaria se pongan frente a sus negocios, porque está comprobado y puedo dar fe de ello, que los viandantes que pasan por allí se preocupan más por esquivar a estos plastas que por mirar con tranquilidad y disfrute los escaparates. Los ayuntamientos deben buscar soluciones a este coñazo de plaga, a esta corriente que busca la solidaridad machacando a los ciudadanos que paseamos por esas calles o simplemente vamos a realizar gestiones. Los ayuntamientos no pueden dar la espalda a esta moda de imponer la solidaridad a base de invadir el espacio vital de la gente.

Sin lugar a dudas están ocupando un espacio público, calles que son de todos/as. Son las formas, son los modos que utilizan los que hacen de estas prácticas un auténtico problema. La solidaridad es algo que debería estar extendida hasta los últimos rincones de la sociedad, del mismo modo que debe ser ejercida desde la libertad individual y no desde la coacción.

Ver a los abuelos abordados por estos mercenarios, acosados y casi obligados a que saquen la solidaridad de sus pensiones, es cuando menos vergonzoso y digno de ser catalogado como deleznable. Estos cazadores de la solidaridad si tienen la necesidad salir a la calle, deben hacerlo en orden, posicionándose en un lado de la calle o plaza autorizada para ese fin, y dejando que sea el ciudadano el que se interese por la labor social que ofrecen.

La solidaridad no se impone, y mucho menos debe convertirse en un problema por culpa de las instrucciones que los de arriba, dan a los jóvenes que buscan unas perrillas en las comisiones que se ganan por cazar solidaridad acosando a los viandantes. La solidaridad es otra cosa mucho más amable, o al menos debería serlo.

 

 

 

 

Domingo, 04 Septiembre 2016 12:41

LA CABALGATA DE LOS INEPTOS

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

LA CABALGATA DE LOS INEPTOS

Sobre la nula imagen de la política lagunera

 

CPJuanca Editorial3Corren aires enrarecidos en las cosas de la política, y como siempre ocurre, la responsabilidad evidentemente recae sobre los que la ejercen y ponen en práctica –entrecomíllelo si lo considera-. De alguna manera nos estamos acostumbrando a que ineptitud sea sinónimo de política, aunque en la categoría de sinónimos podamos incluir otros adjetivos como parásitos, vividores, corruptos y palurdos de escasa sapiencia. Claro que siendo justos, hay que decir que en política también hay hombres y mujeres con espíritu social y vocación. Lástima que el trabajo de estos buenos, acabe encharcado en la fétida lechaza caracolera que los políticos mediocres va dejando allí por donde se arrastran.

Ejemplos de éstos podría poner algunos miles, y a buen seguro en todas las instituciones de nuestro archipiélago encontraríamos cancerígenos elementos que entorpecen las buenas prácticas de los que creen en la verdadera y efectiva política. Pero si me lo permite, en esta ocasión detengo los pasos frente a la Casa Consistorial de San Cristóbal de La Laguna, municipio que presume de abanderado de la cultura, y que tiene en su seno municipal a un buen puñado de culturetas de medio pelo. Lastimera es la situación política en la ciudad de los perjudiciales adelantados, con un panorama más próximo a las sombras que a las necesarias luces.

Dejando atrás aquellos días en los que el puesto de alcalde se heredaba en medio de una legislatura, y los cargos se distribuían en una comida en el restaurante Los Limoneros, nos encontramos con una actualidad política en el municipio, propia de las páginas necrológicas. El ímpetu de aquellos electos días del mes de mayo de 2015, ha dejado paso a la previsible desidia en los pasillos de la “manzana de oro”, en los que algunos malintencionados dicen que se ve muy pocos a algunos políticos que en campaña hablaban de responsabilidad y sentido del deber.

La ínclita Coalición Canaria, ese espejismo que se deteriora lentamente, continúa poniendo en práctica la máxima de estar sin que se note, de liderar un gobierno municipal con un alcalde del que más de la mitad de la población no sabe ni su nombre, y del que muchos ciudadanos nos avergonzamos cada vez que un medio de comunicación le pone un micrófono delante… sencillez no es sinónimo de capacitación. El municipio, con un vasto sembrado de centros vecinales a modo de micro sedes partidistas, ha pasado en las últimas legislaturas a formar parte de esas localidades de las que poco o nada se habla, ciudad en la que para ver a sus políticos, hay que acudir forzosamente a una de sus procesiones o festejos de barrio, en los que el paseíllo de ediles forma parte del programa de festejos. Como nota al margen, resulta contradictorio ver a un partido que presume de nacionalista y falsos tintes independentistas, acudir con sus ediles a pasear el pendón de la conquista castellana, y en representación del rey de un país llamado España.

Y en esta paleta de agrios colores políticos, también están aquellos que salían a las calles en tiempos electorales para teñirlas de morado, enarbolando la bandera del cambio y la regeneración política en el municipio, y ahora ni se les escucha estornudar, no vaya a ser que a alguien se nos ocurra preguntar por sus quehaceres como ediles. Aquellos gritos pasaron a convertirse en los poco claros susurros e interminables cortaditos en las cafeterías cercanas.

Y el Partido Socialista, eterno candidato a presidir el Ayuntamiento, tiene que jugar una partida a dos bandas en el escenario de la política municipal; por una parte, defendiéndose constantemente del mobbing al que le somete su socio de gobierno, los de la CoCa, incorrecto término con el que los poco estudiados se refieren a Coalición Canaria. Por otro lado, los conflictos internos en el partido a nivel regional, que impiden que las filas socialistas en el municipio puedan tener la autonomía necesaria para mandar al carajo a los ineficaces. En medio de este mejunje de tiras y encoges, hay que reconocer que las áreas en las que trabajan los socialistas laguneros, son las que mejor funcionan, y con diferencia.

Sobre las cosas del resto de partidos, casi prefiero definirlos con unas pocas palabras:

Partido Popular= Eterno repelente con olor a naftalina.

XTF-NC= Antihéroe en blanco y negro.

Ciudadanos= La naranja necesita madurar un poco más.

 

 

 

 

Un municipio con el nivel cultural y empresarial como el de San Cristóbal de La Laguna, no merece la inoperancia de sus ediles, la ineficacia de un ayuntamiento inmerso en la falta de rumbo. Este municipio sale adelante gracias al trabajo de sus ciudadanos, luchadores por naturaleza y capaces de tomar las riendas de su rumbo cuando el entorno se vuelve hostil, aunque esta hostilidad muchas veces llegue desde dentro de los muros de su propia casa. Que nadie se engañe, el “cortijo” sigue en manos de los de siempre, los del bocadillo de mortadela y bailecitos de pabellón. Las políticas sociales se siguen disfrazando de paseíllos y fotos en casa de viejos vecinos y el regalito de unas muletas. Y si lamentable y denunciable es esta vieja afición municipal, también lo es la dejadez de los partidos opositores que prefieren azorrarse tras la nutrida paguita mensual y las bonificaciones por pasear santitos procesionales.

Si tenemos los políticos que merecemos, entonces es que nos hemos portado muy pero que muy mal. ¿Será que al final somos los ciudadanos los culpables de este circo de los horrores?

 

 

 

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

CPJuanca Editorial3A lo largo de mi trayectoria profesional en los medios de comunicación, no han sido pocas las ocasiones en las que he denunciado públicamente las mañas y estafas promulgadas por muchos autodenominados videntes. No me ha dolido en prendas destapar todas las vergüenzas de aquellos que, amparados en la debilidad emocional de sus clientes, saquean y estafan a los incautos que caen en sus redes. Una de esas personas ha sido la conocida lee bolas televisivas, Aramís Fuster, esa que incluso antes que la bruja Lola, se atrevió a amenazar a todo bicho viviente que pusiera en duda sus supuestas facultades psíquicas.

Esta estafadora de postín, peliculera sacaperras con licencia para saquear, durante décadas ha dado la carnaza que necesitaban las televisiones, y éstas, a ella la fama que le precede y llegó a convertirla en una mujer muy, muy rica. Aquellas noches en Crónicas Marcianas y otros formatos, dieron paso a la penumbra del olvido, a los contratos que no llegan, y al ostracismo de la que nada tiene ya para ofrecer.

Hace unos días, la mentada bruja apareció nuevamente en escena, entró en nuestras casas a través de la pantalla para ofrecer un nuevo capítulo de su denostada y prostituida vida. Al parecer, Aramís Fuster se presentó en los exteriores de Tele 5 –la de la mala rima y peores profesionales-, con aspecto desaliñado, mirada perdida, y lastimero quejido. Según contaba ella ese mismo día, su vida de opulencia ahora se ha convertido en la más absoluta ruina económica y emocional, llevándola a dormir en la calle y siendo recogida por miembros del SAMUR antes de ser admitida en un albergue madrileño.

Aramis, con enorme torpeza incluso para andar –necesitando ayuda para ello-, llena de hematomas y heridas de incierta procedencia, acude al programa-circo Sálvame de Luxe para ser ametrallada por aquellos que se sentaron frente a ella entre la lástima y la desconfianza, normal teniendo en cuenta que la denostada brujita televisiva en otras ocasiones ha inventado pasajes de su vida para hacer caja. Y así, de una forma clara, el equipo de los pagados por La Fábrica de la Tele acaba demostrando que todo es fruto de la inventiva de la Fuster, ¿pero se trata verdaderamente de una más de las suyas?

Rotundamente no, y lo afirmo sin ningún tipo de objeción porque en esta ocasión ha entrado en juego un nuevo ingrediente… Aramís Fuster ha perdido la cabeza. A aquella malintencionada bruja de la tele, amenazante y retadora que mentía con nocturnidad y alevosía, ha dado paso el juguete roto por la fama, un ser humano que no controla lo que hace y dice, una mujer que tiene una enfermedad mental, y como tal, poco o nada responsable de sus actos.

Aramís Fuster es una mujer con necesidad urgente de asistencia psiquiátrica, de manos profesionales que puedan aplacar las incoherencias que ahora dominan sus minutos y horas. ¡Ahora no es dueña de ella!, y quien no sea capaz de ver eso, o está ciego o es un insensible. La que nos muestra la tele basura, tele porqueriza, no es una estafadora –que lo ha sido- sino a un ser humano enfermo, sin más apelativos.

Tele 5 nos ofrece pura bazofia, tira sobre nuestras caras y en nuestra casa, puñados de mierda que ellos mismos generan y comercializan. Sin entrar en el nivel humano de sus presentadores y colaboradores, especialmente los de programa Sálvame, encontrarnos de frente con la absurda y mala parlante Paz Padilla, burlándose en la cara y con saña de esta mujer trastornada y enferma, produce absoluto rechazo y náuseas. Presenciar cómo en torno a la mala chistosilla, otros babeantes de la dialéctica, machacan a una mujer enferma y sin control, da mucha tristeza y repugnancia. A la gentuza se le califica como tal, no por su posición sino por sus actos.

Más allá de que Aramís mienta, lo que no tiene justificación es que una televisión que se califica a sí misma como moderna, de ejemplo de insensibilidad y encarnizamiento contra un ser humano, por mucho que sea la bruja mentirosa la que esté enfrente. Quien utiliza a un enfermo como saco de boxeo y para el escarnio público, se define por sí mismo. Así pues, visto lo visto, no entiendo cual es la ofensa de los mercenarios de la tele cuando denominamos lo que hacen como tele mierda. El vertedero no se convierte en tal, hasta que no le cae la primera bolsa de basura y la tapan tirando otras veinte encima de la primera.

Lo que han hecho en el circo de dos pistas Sálvame, es constitutivo de delito, por hacer saña contra una mujer enferma, mentirosa pero enferma, y por mostrar el valor del escarnio como ejemplar para una sociedad que se ha alejado de los referentes éticos y mínimamente razonables.

 

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

CPJuanca Editorial3Prefiero dejar claro al comienzo de este artículo de opinión, que los palurdos están en todos los estamentos sociales, que incluso dentro de nuestras familias se nos ha colado alguno, y que no hay rincón en el que a modo de Pokemon pegajoso, no encontremos uno de estos especímenes de extraña hechura. El palurdo es identificable sin necesidad de mucho acercamiento, e incluso desde lejos puede percibirse el sutil aroma a ignorancia disimulada. Y así nos lo cuenta el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE): Dicho de una persona:Rústica ignorante.

La ignorancia no está catalogada como algo perjudicial siempre y cuando la misma no afecte a terceros, y es aquí donde quiero hacer un alto para analizar el modus operandi del palurdo que se cuela en instituciones públicas, y concretando por motivos de espacio, el espécimen concreto que se cuela en nuestros ayuntamientos para ocupar diferentes labores de responsabilidad fielmente pagada con el dinero de los contribuyentes.

Clasificaría a los palurdos consistoriales en dos grandes grupos: los electamente elegidos, y los correveidile que eligen los electos una vez logran la victoria. Unos y otros comparten café en despachos mientras suman con los dedos cuantos se han tomado durante toda la mañana. Y aunque en nuestros ayuntamientos trabajan grandes profesionales y excelentes políticos, no es descartable destacar el preocupante aumento de elementos tóxicos que acceden a un puesto en la Casa del Pueblo sin tener ni la más mínima idea de hacer la O con un canuto, aunque algunos se los fumen en los baños municipales… pero esos son de los otros, los que echan humo.

Y así, encontramos en todas las islas del archipiélago un reguero de variopintos palurdos que llevan escrito en la frente su nivel de intelecto y formación específica para el puesto que ocupan. Yo mismo me he encontrado con un puñado de ellos en diferentes momentos y situaciones. Ejemplos como el de un importante ayuntamiento del norte de la isla de Tenerife, en el que hay empleados que firman como técnicos sin tener la capacitación para ello, en el que el nivel de tolerancia ante la crítica está a la altura de la credibilidad y transparencia que tienen, que por cierto es muy baja. Nos encontramos ayuntamientos en los que su alcalde ostenta el cargo fruto de la herencia de uno de los caciques del municipio que él mismo gobernó. Ayuntamientos donde el meridional amiguismo es tan grande, que en dimensiones supera lo pequeño del suelo de la isla que los sustentan. Por haber, hay ayuntamientos en los que alguno de sus empleados se enfrentan a los ciudadanos con amenazas telefónicas simplemente por cuestionar el trabajo que desempeña, que recordemos, es público y puntualmente abonado cada mes con el dinero de los contribuyentes.

Entiendo que a usted no le resultará difícil diferenciar al bueno del malo, porque el bueno es el que está trabajando cuando entra al ayuntamiento. Aún así, veo conveniente detallar algunas de las características que identifica al palurdo municipal.

El palurdo de ayuntamiento…

-      Se autodenomina erudito.

-      Se hace una tarjeta de visita en la que pone “técnico”.

-      Corre a comprarse un chulísimo Smartphone al día siguiente de ser nombrado.

-      Pide una silla grande para su despacho.

-      Mira por encima del hombro a los vasallos ciudadanos.

-      Utiliza constantemente la amenaza como arma arrojadiza.

-      Exclama ¡si bwana! cuando se encuentra con un superior.

-      Asume responsabilidades que no le corresponde, de cara a la galería.

-      Ante vecinos apocados y nobles, él es Dios.

-      No sabe encajar las críticas ciudadanas.

-      Es experto en las cosas del rencor.

-      Es experto en lamer electos culos.

-      En un cajón de la mesa de trabajo, tiene un cortaúñas, dos rotuladores flourescentes, un puñado de clips sueltos y restos del bocadillo de caballa que suele comerse entre horas.

-      Suele trasladar varias veces al día su oficina a la cafetería más cercana, donde hace apología de supuesto poder.

Estamos hablando de un mal endémico instaurado en los ayuntamientos desde que los tiempos son tiempos. Penoso tener que admitir que la posibilidad de erradicar esta plaga es tarea imposible, y mucho más complicada si los ciudadanos que se ven agredidos por parte de estos personajillos de poca monta, no ponen la pertinente reclamación en el ámbito municipal, jurídico y público, a través de los medios de comunicación.

Un día no muy lejano, voy a contar las formas y mañanas de un más que dudoso técnico municipal de un ayuntamiento del norte de Tenerife. Relataré como ante un periodista que le resulta molesto, se permite la licencia de llamarle por teléfono para increparle con tono amenazante, mientras el periodista en cuestión graba la conversación. Un día no demasiado lejano, pondré sobre la mesa nombre y apellido del susodicho, además del alcalde que permite que estas cosas ocurran.

Algunos creen que los ayuntamientos son sus feudos, la morada del neo-cacique que hace y deshace a su antojo. Nada peor que un palurdo con corbata, franqueado por otros del género palurdo lamedor. Ojalá llegue el día en el que los buenos sean los que ocupen esos cargos, que sean los que estén para tomar decisiones, porque además son mayoría frente a la descerebrada morralla que pulula por un buen puñado de ayuntamientos de nuestra tierra. Ojalá llegue el día en el que para ver a uno de estos palurdos, haya que acudir a un parque temático decorado con falsas banderas independentistas, con las del águila negra o la esvástica. Acotados a la espera de su completa extinción.

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

CPJuanca Editorial3Los conceptos políticos actualmente están denostados, envueltos en un hediento halo de porquerizas bañadas en el descuido. Se ha desvirtuado el significado y la significancia de lo que en realidad es hacer política, en gran parte debido a la profesionalización de la política y la escasa capacidad intelectual de muchos de los que hacen política en la actualidad. Y es que se debe partir de la base de que para hacer política no es necesario formar parte de las filas de un partido, corretear tras un líder al que le provocan erecciones (para ellos) y humedales (para ellas) cada vez que sus compañeros le jalean ¡presidente, presidente! Si lo analizamos detenidamente, hacemos política desde muy temprana edad y a diario; gestionamos los momentos familiares, tomamos decisiones, buscamos adeptos entre los amigos y compañeros de trabajo…

Estamos viviendo tiempos en los que la política produce fatiga entre los ciudadanos, y eso es el peor síntoma que puede manifestar una actividad tan necesaria y beneficiosa. Precisamente el concepto beneficio es el más desvirtuado, convirtiendo su auténtico sentido de colectividad en un coto privado de los que se perimetran para cazar billetes. ¡Gracias a Dios y aunque no lo parezca, los del mamoneo siguen siendo minoría! Me apena ver como los ideales individuales se ven truncados al traspasar la frontera y acceder a un partido en el que prima la voz establecida. Echo en falta esos grupos de librepensadores que indistintamente de la antigüedad que tengan en el partido, pueden hacer notar sus opiniones, divergencias y pareceres. Esos partidos en los que se prima la capacidad para plasmar ideas, casi no existen.

A mis 43 años de edad, y de ellos más de veinte de profesión en los medios de comunicación, he visto y oído de casi todo. En mi andadura radiofónica he dirigido informativos y magazines en los que la información política y las entrevistas me han aportado un punto de vista abierto y plural, distanciado de radicalismos que parecen regresar a nuestros días, con otro color, con otras telas para el disfraz, pero radicalismos al fin y al cabo. He podido conocer a grandes hombres y mujeres de la política, personas que se mimetizan con la problemática y las necesidades de sus municipios, de sus localidades. He conocido y conozco a políticos honestos, capaces de admitir sus virtudes y también sus incapacidades.

También he conocido y conozco a “ilustrados” del Twitter y simplones de la retórica populista, que entran a la política mediante el tren del caciquismo, disimulando su patetismo con una enmierdada corbata de esas que vienen con el nudo hecho, y rodeándose de decenas de lamedores de entre nalgas que les aconsejan con un simple ¡si, bwana!

Durante años, ya hace un puñado de ellos, tuve la oportunidad de entrar a formar parte de las filas de algunos partidos, que viendo como la ventana radiofónica podría beneficiarles, me reconfortaban la oreja para que picara el anzuelo. Ninguno de ellos se preocupó jamás por sondear cuales eran mis ideales políticos, mi concepto de lo que debe ser la sociedad y mis pareceres sobre temas concretos. En aquellos años no me planteé formar parte de ningún circo, porque cuando la política viene esquematizada por burdos intereses partidistas, simplemente se convierte en un espectáculo de tres pistas cagadas por los grandes elefantes de colgantes y envejecidas castañas.

Yo no tengo miedo a decir que me gusta la política, que me encanta, que la vivo y padezco desde mi particular atril de ciudadano. Me duele seguir viendo como mi tierra aún no se logra sacudir los ramalazos de caciquismo heredado de los tiempos del NO-DO, de los años en los que el olor a humedad y naftalina impregnaba las casas consistoriales. Me produce asco ver a los de la poltrona heredando cargos en empresas y entidades públicas una vez deciden salir del carguillo político. Me produce resquemor observar como muchos de los que ahora abandera el estandarte del cambio, se esconden tras las prebendas de lo público, a chupar, a chupar, a chupar.

No tengo ningún tipo de complejo para decir que me siento político desde el hueco que ocupo, subido en el pedacito de suelo que me toca pisar. Soy un ciudadano de los muchos que hay, que se resiste a abandonar la verdadera política en manos de cuatro mequetrefes incapaces de oratoria, invalidados de talento y calificados con un cero en las cosas de gestionar sensibilidades y realidades. No descarto en absoluto pasar un día a lo que denominan política activa, a las filas de ese barco en el que los ideales se respeten y se escuche a un librepensador. No descarto hacer política de la que antes de pensar en pegar carteles, prefiere salir a la calle a llorar realidades y buscar soluciones. ¡Yo creo en esa política!

A los mitineros de plazoleta y a los que captan votos con bocadillos de mortadela y bailoteos de verbena, a los que practican esa forma de hacer política, prefiero perseguirlos con la dialéctica y el trabajo. Por supuesto que no descarto un día formar parte de esa línea política, la que se implica, la que concibe una sociedad mejor con las herramientas que el sistema democrático pone a disposición. Un día, sin dejar de lado mi taburete de ciudadano, no me resistiré a dar un paso adelante y formar parte de un proyecto, de un equipo. Quizá lo haga… quizá sí, quizá no.

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

CP EditorialJuanca

Metidos de lleno en actos relacionados con los libros, los meses de abril, mayo y junio se visten de gala para acoger en las principales ciudades del país, las diferentes ferias literarias en las que, entre otras cosas, podremos conocer las novedades del sector. En la isla de Tenerife ya hemos disfrutado algunas ferias de libros, como por ejemplo en Adeje, La Matanza de Acentejo, o en La Orotava.

Y es precisamente en la ilustre villa donde quiero hacer un necesario alto en el camino, quizá arrastrado por el fuerte malestar que me embarga tras haberse culminado los tres días que ha durado la XIII Feria del Libro de esta localidad. Especialmente este año, la Feria del libro de La Orotava ha estado impregnada de un fuerte tufillo a dejadez y baba “caracolil”, que dicen los que pasaban por allí, salía a goterones por las amplias escalinatas del ayuntamiento. Pero si el amigo lector me lo permite, me gustaría ordenar las cosas lo más cronológicamente posible, para no defraudar a las hadas de la coherencia. Así pues, vayamos por partes.

Desde hace 4 años hacia atrás, la Feria del Libro de La Orotava, era lo más parecido a una sombría fiestecilla librera de tres al cuarto, únicamente sustentada por unos cuantos libreros que estoicamente, aguantaban año tras año los duros golpes de la desidia municipal, poniendo incluso algunos de ellos, mucho dinero de sus bolsillos para que una ciudad tan cultural como La Orotava, tuviese un encuentro digno con sus lectores, escritores y libros. En realidad, en esa época, llamar feria del libro a lo que se hacía, era de alguna manera un gesto de generosidad léxica que algunos periódicos permitían. Tampoco hay que sorprenderse, ya que en muchas localidades canarias con la misma categoría de la Villa, el nivel de sus ferias literarias antes y aún ahora, está a nivel con cualquier top manta de playa.

Hace 3 años, y por la iniciativa personal de una escritora, se creó en La Orotava el denominado Encuentro de Escritores Canarios, una cita con las letras del archipiélago, en la que convergen diferentes autores de las islas, para presentar sus libros, dar charlas, firmar ejemplares, etc. Este encuentro con las letras, que insisto nace desde la iniciativa personal de una creadora inquieta como es Graciliana Montelongo, llegó en 2014 para dar oxígeno a la casi difunta feria orotavense, que al ver como este encuentro de autores se realizaba haciendo coincidir las fechas, empezó a retomar fuerza y peso dentro del calendario literario insular. Y así, desde ese año, la Feria del Libro de La Orotava que organiza el ayuntamiento y el Encuentro de Escritores Canarios que promueve Graciliana Montelongo, se han celebrado conjuntamente, fundiendo los actos municipales con los de la actividad con escritores.

Y llegamos a esta edición, la tercera para el encuentro de escritores, y la décimo tercera para la feria del libro. El titular sería el siguiente:

La Orotava salva su feria literaria, gracias a los libreros y al Encuentro de Escritores Canarios, a pesar de la desidia municipal”.

En realidad no creo que la culpa de que la feria de este año haya sido tan mala, deba recaer en la figura de su alcalde (responsable del área de cultura), más bien deberíamos apuntar los focos a algunos correveidile de los que se rodea el máximo edil, en quienes confía y deja en sus torpes manos la organización de un evento de este calibre. Hay personas a las que les molesta que haya gente con talento, personas que con su trabajo logren destacar. Estos son los que frenan el desarrollo de la vida municipal, envueltos en el cruel protocolo de la burocracia, y  empeñados en que nadie sobresalga.

¿Podría alguien explicarme que mente talentosa es la que decidió que el cartel anunciador de la Feria, conjuntamente con el Encuentro de Escritores Canarios, se hiciera público tan sólo dos días y medio antes del evento? ¿Es que no hay nadie que asesore en materia de publicidad a este ayuntamiento?

Acudir a la feria el viernes o el sábado en horario de mediodía, ha sido como acudir al velatorio de don Román el choricero de Valdemoro, un funesto panorama en el que aguantando estoicamente los libreros, esperaban que al menos la música de la megafonía cambiara el compás para tener algo de lo que hablar. Que nadie lo dude, la Feria del libro de La Orotava la ha salvado un año más, el conjunto de librerías que apoyan el evento con sus stands, y el nutrido grupo de autores que convoca el Encuentro de Escritores Canarios, aportando medio centenar de actos entre presentaciones, conferencias y recitales.

Los libreros de La Orotava en realidad acaban convirtiéndose en víctimas del secuestro cultural al que se está sometiendo a la Villa de La Orotava. A mí que me venga el concejal de hacienda a contarme milongas sobre que se destina dinero a la música, que si los stands los pone el ayuntamiento, que si bla, bla, bla…., únicamente me suena a cantata verbenera con electas notas reconocibles. Es obligación de un ayuntamiento, y especialmente de uno que presume de ser cuna de la cultura, apoyar al máximo las iniciativas culturales de su municipio, y si además tiene la suerte de poder contar con iniciativas como las de Graciliana Montelongo, al menos ser humildes y dejar que las cosas fluyan, y no entorpecer una actividad que ya reconocen en otros lugares como ejemplar.

Por La Orotava han pasado este año grandes escritores y escritoras, todos ellos embajadores de la cultura en nuestras islas y fuera de ellas, como el caso del periodista y escritor Juan Cruz, que fue invitado por el Encuentro de Escritores Canarios, y que según sus propias palabras, estaba muy contento con estas iniciativas y con lo que representaba un encuentro así para las letras canarias. Que nadie pregunte en el ayuntamiento por Juan Cruz, porque tendrá que ir a Google a buscar quien es. ¡En fin!, sea como sea, finalmente las letras tiñeron a La Orotava de cultura. En mi deseo está que los libreros hayan podido sacar beneficio de estos dos días y medio, y que los ánimos estén fuertes para las siguientes citas literarias.

A Graciliana Montelongo, únicamente decirle que mantenga ese entusiasmo en alto, que siga con la iniciativa del Encuentro de Escritores Canarios, con el apellido de La Orotava o el de cualquier otro municipio en el que cuando se diga que aman la cultura, sea de verdad.

Al Ayuntamiento de la Villa, de verdad decirle que me apena que estas cosas pasen. Espero que estas líneas sean interpretadas como constructivas, y que sirvan como acicate para hacer las cosas bien y mejor.

Uno de los grandes valores de la cultura universal, radica en la libertad para opinar, y la capacidad para aceptar las críticas si estas vienen dadas desde la buena fe, y en mi caso, que nadie ponga en duda que así ha sido.

Felices lecturas para todos los amantes de las letras.

Página 3 de 7