Domingo, 30 Septiembre 2018 20:29

Mi óptica mistérica de Salamanca

BannerC.Atlantes

 

MI ÓPTICA MISTÉRICA DE SALAMANCA

 

Esta semana, en nuestras queridas Crónicas Atlantes, he querido publicar una interesante entrevista en la que me preguntan por los enigmas y misterios de Salamanca, tierra a la que tengo como segunda casa y que ha acentuado mi interés y pasión por el “eco de las piedras”. A las preguntas formuladas por Olga Ramos, salmantina de pro, he aportado unas cuantas respuestas que espero, y desde la humildad, sean del interés de los lectores.

 

Desde hace un par de años, está abierto al público el Cerro de San Vicente, enclave salmantino en el que podemos hacer un viaje hacia atrás en el tiempo, en el yacimiento que nos muestra el origen de la primigenia Salmantica. ¿Cuáles fueron los primeros pueblos que se asentaron en la que hoy es una de las 12 Ciudades Patrimonio de la Humanidad?

- Esta es una pregunta sumamente interesante, y que supone sin lugar a duda uno de los grandes pilares de lo que supone Salamanca, y por extensión España, a nivel antropológico. Fueron los vetones, y hablamos de tiempos prerromanos, los que se asientan en diferentes lugares de la provincia, como Bletisama, actual Ledesma, localidad que me atrae enormemente, Agustobriga, que igual nos suena a poco o nada, pero es el nombre que se daba a la actual y bonita Ciudad Rodrigo, y por supuesto a Salmantica, la maravillosa y actual ciudad de Salamanca. Con la llegada de los romanos y las sucesivas culturas, Salamanca se ha forjado en la más sólida cimentación cultural.

Mencionas en tu pregunta el Cerro de San Vicente. Debo confesarte que me declaro “adicto” a todo lo que representa este maravilloso lugar, y que por triste que parezca, muchos naturales de la provincia no conocen todavía. En esas excavaciones se esconden algunas de las respuestas más sorprendentes sobre el origen de Salamanca. Es admirable el trabajo que los especialistas están haciendo en ese paraje, y el amor que ponen en lo que hacen. ¡Hay que visitarlo!

 

Al final de la conocida Calle Tentenecio de Salamanca, y cercana la ribera del Río Tormes, está la conocida como Cruz de los Ajusticiados. ¿Qué nos puedes contar acerca de este particular y significativo lugar de la capital charra?

- Este enclave concreto se convierte en uno de esos lugares cargados de leyenda y realidad, no exento de dolor. El tiempo ha borrado una de las antiguas puertas de la antigua muralla salmantina, la conocida como Puerta de Aníbal o del Río, y justo frente al lugar en el que se erigía esta entrada, en la mismísima Ribera de Curtidores, podemos ver una gran cruz datada a finales del siglo XV o comienzos del XVI. Se conoce entre los habitantes como la “Cruz de los Ajusticiados”, porque la tradición oral y escrita recoge que allí se colgaban las cabezas de las personas ajusticiadas y ejecutadas en tiempos pretéritos. Es uno de estos rincones que para el visitante puede pasar desapercibido, pero que si buscas con ojos de curioso y te integras en la historia de los lugares, no darás un paso sin conocer más. Salamanca está llena de rincones con encanto, y algunos encantados.

 

La Plaza Mayor de Salamanca, centro neurálgico de la vida diurna y nocturna salmantina, y una de las más bonitas de España, seguro guarda algunos enigmas y misterios no muy conocidos. ¿Nos los cuentas?

- La Plaza Mayor y todo su perímetro exterior está llena de claves entre piedras, y un interesante reguero de leyendas, más allá de la indiscutible calidad histórica y arquitectónica. Hermosa a la par que trágica, es la leyenda de la mujer muerta, en la que el amor entre dos personas de diferente estatus social, acaba con la joven condenada al encierro con el único contacto exterior que le llega a través de una pequeña ventana, imposible de abrir… Un grabado en la piedra nos lo recuerda: “Aquí se mató una mujer. Rueguen a Dios por ella. Año 1838”.

En mis investigaciones referidas al entorno de la Plaza Mayor, he podido recoger testimonios referidos a apariciones y extraños sonidos parecidos a cánticos similares a los de los marinos, o grupo coral (algo curioso para tratarse de una ciudad de interior). A poco que dediquemos un rato a recorrer todo su perímetro, podremos descubrir algunas llamativas claves de canteros, y guiños alejados de conceptos arquitectónicos. Solamente las leyendas y misterios de la Plaza Mayor, merecerían un libro.

 

En la Catedral Vieja de Salamanca, a la Capilla de Santa Bárbara se la conocía como la Capilla de los Estudiantes. ¿Por qué recibía esta denominación?

- Deja que como previo a mi respuesta, diga que el conjunto de las dos catedrales supone uno de los lugares de Poder más interesantes de Europa. Las energías que confluyen en ese lugar, superan en mucho cualquier concepto religioso o vinculado exclusivamente a la Fe. Te respondo:

En tu pregunta te refieres a la Capilla de Santa Bárbara, fundada por el Obispo Juan Lucero y cuyos restos reposan justo en medio. Llama la atención que en la época en la que la Universidad de Salamanca daba sus primeros pasos, esta capilla servía como lugar para realizar los exámenes finales. Según queda perfectamente documentado, el estudiante que se iba a examinar, debía pasar toda la noche en el interior de la capilla, sentado en una silla y apoyando sus pies sobre los de la escultura del Obispo fundador. Con las primeras luces del día, llegaban los profesores y sentándose en la bancada perimetral de la sala, sometían al estudiante a una intensa tanda de preguntas. Si el estudiante aprobaba, salía por la puerta principal para celebrarlo. Si por el contrario el estudiante suspendía, debía salir por otra puerta, la que aún hoy en día se conoce como la “puerta de los carros”, abandonando el lugar por la calle de Tentenecio, escenario de algunas leyendas y prodigio.

 

¿Por qué sale al atardecer de todos los días del año “La moza de ánimas” en la bonita población serrana de La Alberca? ¿Quién puede cumplir con esa tradición?

- La Alberca, el escenario perfecto para explicar lo que es la antropología viva, sin obviar la belleza de este lugar. El sonido de la campana y los rezos de la moza de Ánimas y sus acompañantes, puede sugestionar al forastero, pero es el ejemplo claro de la riqueza antropológica de la provincia de Salamanca, y particularmente de las serranías. Misterio exponencial el que a paso lento, sin prisa alguna, lleva a la comitiva por todo el pueblo, deteniéndose frente a la puerta de algunas casas para recitar una oración en recuerdo de fallecidos. A cambio, las mozas –hoy en día mujeres de cualquier edad- reciben algunas monedas para pagar las misas por los difuntos. Es una tradición que mantiene todo el pueblo y que puede cumplir como protagonista, cualquier mujer de la localidad.

Cuenta la leyenda, que las mujeres de La Alberca salían a rezar en honor a los difuntos. Un día de invierno, una de las mozas decidió no salir a la calle para hacer el tradicional recorrido, porque el frío era helador. Sea como sea, su campana cayó escalera abajo provocando un sonido que se extendió por toda la zona. Aquello fue interpretado como señal para no saltarse la tradicional procesión del rezo.

 

He oído hablar de un jardín en la Sierra de Béjar, que está tocado por la varita de la Masonería. ¿Qué sabes de él? ¿Hay más lugares en los que los masones han dejado su impronta en el pasado o actualmente en la provincia salmantina?

- La impronta masónica está presente de forma superlativa en toda la provincia. El jardín que mencionas, tiene algunas claves esotéricas, con un marcado acento cabalístico y filosófico del que indudablemente ha bebido la masonería desde sus inicios, y hablo de la masonería especulativa. En la ciudad de Salamanca hay parques, jardines y plazas en las que el sello masónico está presente con disimulo, e incluso podemos encontrarlo en el interior de propiedades de la Iglesia Católica. En lo referido a la masonería operativa, indiscutiblemente el máximo exponente está representado en sus catedrales. Yo me atrevería a decir sin ningún tipo de complejo, que Salamanca es tierra masónica, y cuna de masones.

 

En las ocasiones que has visitado la Ciudad de Salamanca, ¿qué sensaciones te ha transferido? ¿Dirías que es una ciudad teñida más por la Historia que por el Misterio, o hay un alto componente de ambos aspectos? ¿Cuál es el lugar que más te ha impactado o dejado huella?

- La ciudad de Salamanca es de los lugares que he podido visitar para rastrear su historia y misterios, a los que siempre sé que regresaré. Tiene un poder de atracción positiva, que no me deja indiferente y es capaz de captar mi atención en cada una de mis visitas. Me gusta presumir de ser un tinerfeño salmantino, algo que en esto de tierras con misterio, no es incompatible porque ambas están en el ranking de las más interesantes en fenomenologías extrañas y por supuesto, en legado histórico y controvertido.

Escoger un lugar de esas tierras que haya dejado huella en mí, es muy complicado; La Sierra de Francia y sus pueblos y caseríos. La Clerecía, Dominicos, Ieronimus, y cada rincón de su templo. Algunos expedientes OVNI recogidos en poblaciones como San Cristóbal, Ledesma, Santa Marta o Béjar… La provincia de Salamanca está llena de misterios, aunque siendo crítico, la sensación que me queda es que no todo lo que se ha contado sobre ella, está bien contado o porta el sello de la veracidad. Los grandes lugares no necesitan grandes mentiras sino pequeños contadores de verdades.

CerroSanVicente

PlazaMayor RTVCastillaLeon TV8

Publicado en Crónicas Atlantes
Lunes, 09 Abril 2018 10:06

SALAMANCA

Canarias Plural_

Destinos Plural @Juan Antonio Gómez Jérez, 2018

 

Si hay un sitio en España que tenga un renombre importante por su cultura, arquitectura, historia, gastronomía y demás peculiaridades… ese no es otro que la Ciudad de Salamanca…

Entre Portugal y Madrid y en la Meseta Norte de la Península Ibérica, Salamanca es una de las ciudades más antiguas y bellas del país y mantiene activa, eso sí, la más antigua Universidad de España.

El Río Tormes pasa por ella dejándola bañada por sus aguas y su cauce verde y lleno de encanto. Su campiña rica y de la llana meseta, la convierte en uno de los ambientes más importantes de España, para la cría del Toro de Lidia.

Pero algo que nos encanta de Salamanca es la peculiaridad de que no tiene una, sino dos catedrales.

La Catedral Vieja o de Santa María se levantó entre los siglos XII y XIV. Mientras que, la Catedral Nueva o de la Asunción de la Virgen fue erigida entre los siglos XVI y XVIII.

La existencia de las dos catedrales se explica, a partir de que la primera catedral y debido al auge de Salamanca como ciudad universitaria se quedara pequeña y oscura para lo que se pretendía como esplendor de la ciudad. Así que, con el apoyo de Los Reyes Católicos allá por 1513 se inician las obras de construcción de la Catedral Nueva.

Como las obras duraron tanto tiempo, nada más y nada menos que 250 años, se decidió dejar abierta la Catedral Vieja para el uso de los feligreses mientras crecía la Catedral Nueva. El hecho de que no se demoliera el recinto religioso más antiguo, ha hecho que Salamanca cuente con un complejo religioso de gran belleza y relevante importancia arquitectónica.

La Catedral Vieja juega en su arquitectura con el Románico y el Gótico, dejando un ejemplo único de catedral medieval. Mientras que, la Catedral Nueva se viste casi totalmente del Gótico español y corona su construcción con una cúpula barroca.

Salamanca, hoy por hoy, mantiene el sabor especial de ciudad medieval y estudiantil, y la ciudad moderna que abraza con el bullicio castellano el entorno del casco más antiguo de la ciudad que mira con orgullo hacia el Río Tormes.

Pero no podemos dejar de destacar la impresionante Plaza Mayor salmantina, rodeada y vestida del Barroco del siglo XVIII, que en España y debido al exceso de ornamentación, va a conocer como churrigueresco.

La Plaza Mayor se sustenta sobre 88 arcos semicirculares o de medio punto. Los medallones que decoran los arcos tienen referencias a los diferentes personajes relevantes de la ciudad.

Salamanca es una ciudad con una gran riqueza arquitectónica, cultural y paisajística.

Pasear por sus calles implica poder disfrutar de una gran cantidad de casonas, palacios, iglesias y edificios tan singulares como la Casa de las Conchas.

Rodeada por una campiña maravillosa y bañada por el Río Tormes, Salamanca es un destino perfecto para ver, oír y como no para también disfrutar de su maravillosa gastronomía castellana.

DESTINO SALAMANCA002DESTINO SALAMANCA003DESTINO SALAMANCA004DESTINO SALAMANCA005Salamanca6DESTINO SALAMANCA007DESTINO SALAMANCA008DESTINO SALAMANCA009DESTINO SALAMANCA010DESTINO SALAMANCA012DESTINO SALAMANCA13DESTINO SALAMANCA14

 

Publicado en Turismo