Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

Destinos Plural @Juan Antonio Gómez Jérez, 2018

 

Si hay un sitio en España que tenga un renombre importante por su cultura, arquitectura, historia, gastronomía y demás peculiaridades… ese no es otro que la Ciudad de Salamanca…

Entre Portugal y Madrid y en la Meseta Norte de la Península Ibérica, Salamanca es una de las ciudades más antiguas y bellas del país y mantiene activa, eso sí, la más antigua Universidad de España.

El Río Tormes pasa por ella dejándola bañada por sus aguas y su cauce verde y lleno de encanto. Su campiña rica y de la llana meseta, la convierte en uno de los ambientes más importantes de España, para la cría del Toro de Lidia.

Pero algo que nos encanta de Salamanca es la peculiaridad de que no tiene una, sino dos catedrales.

La Catedral Vieja o de Santa María se levantó entre los siglos XII y XIV. Mientras que, la Catedral Nueva o de la Asunción de la Virgen fue erigida entre los siglos XVI y XVIII.

La existencia de las dos catedrales se explica, a partir de que la primera catedral y debido al auge de Salamanca como ciudad universitaria se quedara pequeña y oscura para lo que se pretendía como esplendor de la ciudad. Así que, con el apoyo de Los Reyes Católicos allá por 1513 se inician las obras de construcción de la Catedral Nueva.

Como las obras duraron tanto tiempo, nada más y nada menos que 250 años, se decidió dejar abierta la Catedral Vieja para el uso de los feligreses mientras crecía la Catedral Nueva. El hecho de que no se demoliera el recinto religioso más antiguo, ha hecho que Salamanca cuente con un complejo religioso de gran belleza y relevante importancia arquitectónica.

La Catedral Vieja juega en su arquitectura con el Románico y el Gótico, dejando un ejemplo único de catedral medieval. Mientras que, la Catedral Nueva se viste casi totalmente del Gótico español y corona su construcción con una cúpula barroca.

Salamanca, hoy por hoy, mantiene el sabor especial de ciudad medieval y estudiantil, y la ciudad moderna que abraza con el bullicio castellano el entorno del casco más antiguo de la ciudad que mira con orgullo hacia el Río Tormes.

Pero no podemos dejar de destacar la impresionante Plaza Mayor salmantina, rodeada y vestida del Barroco del siglo XVIII, que en España y debido al exceso de ornamentación, va a conocer como churrigueresco.

La Plaza Mayor se sustenta sobre 88 arcos semicirculares o de medio punto. Los medallones que decoran los arcos tienen referencias a los diferentes personajes relevantes de la ciudad.

Salamanca es una ciudad con una gran riqueza arquitectónica, cultural y paisajística.

Pasear por sus calles implica poder disfrutar de una gran cantidad de casonas, palacios, iglesias y edificios tan singulares como la Casa de las Conchas.

Rodeada por una campiña maravillosa y bañada por el Río Tormes, Salamanca es un destino perfecto para ver, oír y como no para también disfrutar de su maravillosa gastronomía castellana.

DESTINO SALAMANCA002DESTINO SALAMANCA003DESTINO SALAMANCA004DESTINO SALAMANCA005Salamanca6DESTINO SALAMANCA007DESTINO SALAMANCA008DESTINO SALAMANCA009DESTINO SALAMANCA010DESTINO SALAMANCA012DESTINO SALAMANCA13DESTINO SALAMANCA14

 

Modificado por última vez en Lunes, 09 Abril 2018 10:40